Haikus de andar por la Ciudad Vieja

María Teresa Palacios reúne 101 poemas japoneses en el libro 'El canto del bambú', que esta tarde presenta en el Club Náutico

02.10.2015 | 16:01
María Teresa Palacios Herráiz, en el salón de su casa de la Ciudad Vieja.

Nada más opuesto a un haiku que un toro de lidia. Y, sin embargo, ambos mundos se aúnan en María Teresa Palacios Herráiz, que, en un rapto de nostalgia, ha decidido firmar su colección de haikus como María Teresa Murube, un homenaje a la familia de su abuela sevillana, ganaderos de reses bravas.

Por eso los haikus de María Teresa resuenan a Lorca y a Andalucía, a veces; otras transitan por la India y otras van a los orígenes del género: "Sevilla amada/esplendor de las estrellas/odas de guitarras". "Manantial de Luz/las sombras te buscan/¡García Lorca!". "Son japonesas/ las raíces del haiku/santurario Okoro".

En alguna ocasión tienen lejanos ecos de greguería ramoniana, como cuando escribe: "Qué larga sombra/sobre el asfalto en gris/ella no se ve". Otros, en cambio, suenan a confesión "Sueño con haikus/y al despertar huyen/y no retornan".

"Iba por la calle viendo haikus, los oía por todas partes", afirma María Teresa, que descubrió este tipo de poesía hace dos años en un curso de verano de la Universidad Complutense en El Escorial y se quedó prendada: "Me apasionó, me compré todos los libros habidos y por haber de haikus".

El haiku es un poema breve, basado a menudo el asombro y la emoción que produce la contemplación de la naturaleza. Son la expresión de una espiritualidad japonesa, anterior al zen y al budismo, y vinculada al sintoísmo.

Tras el descubrimiento, María Teresa se puso a escribir haikus y, cuando reunió un centenar de composiciones, conoció a un joven mexicano que la animó a publicarlos y le ayudó a editarlos: "Son haikus de andar por casa que nunca pensé en publicar. Todo es fruto de la casualidad".

Se muestra entre feliz y avergonzada, en su casa de la Ciudad Vieja, al ver ahora el resultado, un pequeño libro que acaba de llegar a sus manos, titulado El canto del bambú, editado por la madrileña Hoja del monte, con ilustraciones de la japonesa Eriko Muraka y prólogo de su hijo, el odontólogo Carlos García Fajardo.

"El prólogo es lo mejor del libro y yo creo que lo único que vale", dice María Teresa, la menor de cuatro hermanos, hija de un ingeniero de Renfe, que nació y creció en Ávila huérfana de madre, quiso estudiar Letras en Madrid y llegó a la ciudad de A Coruña casada en 1960. El libro será presentando hoy, a las 20 h, en el Naútico, por el periodista Ezequiel Pérez Montes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Javier de Toro, jefe del servicio de reumatología del Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña, responderá a preguntas de los lectores este jueves a las 11.30

 

 

esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine