Precariedad energética en la ciudad

¿La pobreza provoca incendios?

La precariedad energética está encima de la mesa. A partir del próximo año, los servicios de emergencias estudiarán en qué grado influye la pobreza en las intervenciones que realizan. Con la llegada del invierno las probabilidades de que se produzca un fuego en la vivienda de una familia...

04.10.2015 | 12:52
Un bombero en la casa de Pablo Picasso, en la que falleció un hombre al usar una vela para alumbrarse, en octubre de 2014.

La precariedad energética está encima de la mesa. A partir del próximo año, los servicios de emergencias estudiarán en qué grado influye la pobreza en las intervenciones que realizan. Con la llegada del invierno las probabilidades de que se produzca un fuego en la vivienda de una familia con dificultades económicas aumenta. El coordinador de Seguridad Ciudadana, Carlos García Touriñán, explica que los bomberos pueden ofrecer consejos sobre prevención en el uso de braseros o calefactores de gas. "Ante cualquier duda, que nos llamen, es mejor ir y darnos la vuelta porque no es nada, que lamentarnos después", asegura

En la Semana de la Prevención de Incendios, que cumplió este años su décimo aniversario y en la primera edición de las jornadas sobre el futuro profesional de los bomberos, la pobreza energética y su relación con las intervenciones de emergencia estuvieron sobre la mesa. El coordinador de Seguridad Ciudadana, Carlos García Touriñán, hace un repaso por los siniestros relacionados con estas causas y ofrece consejos para prevenir accidentes.

E¿Han crecido las intervenciones de los servicios de emergencia desde el inicio de la crisis por la pobreza energética? En el Concello no tenemos datos de si las intervenciones de bomberos se deben a la pobreza energética o no. Las intervenciones en general han bajado en todo el territorio estatal y también en A Coruña, por eso ahora se está trabajando mucho en la especialización y en prevención. Siempre se dice que la mejor intervención es la que no se hace.

E¿No es proporcional el número de incendios a los niveles de pobreza? Hay una situación de crisis en la que las familias lo están pasando mal. Esto no significa que haya incendios. Es complicado que, en una casa nueva, de los años noventa o más moderna, que se hagan hogueras o se enciendan braseros, porque no están acondicionadas para ello. Las incidencias están bajando pero eso no quiere decir que no hayan subido en las casas de las familias con menos recursos porque se pueden compensar con la bajada en otro sector y dar un resultado negativo.

E¿Hubo algún punto de inflexión en la ciudad para que bajasen las incidencias? A la ciudad le ha ayudado muchísimo deshacer el poblado de Penamoa. Ahora tenemos otro poblado, el de A Pasaxe, pero no hay grandes incidencias. Entre ellos tienen sus maneras de vivir. Hace tres años hubo un incendio una noche en la conservera Celta y ardió toda la basura que tenían allí. Desde entonces, no tuvimos ningún otro problema. Esto antes ocurría cada semana en Penamoa.

E¿Cuál fue el último caso en la ciudad de un incendio en el que todo apunte a la pobreza energética? El último caso que yo recuerde en el que una vela estuviese presente como objeto luminoso se produjo hace un año -10 de octubre de 2014- en el que hubo un muerto, fue en la calle Pablo Picasso, en Elviña.

E¿Cómo se pueden evitar los siniestros de este tipo? Ahora nos aproximamos al invierno y hay que empezar a tomar medidas. Es importante que se haga una revisión y un mantenimiento de las calderas que durante el invierno no han trabajado, no solo porque lo diga la normativa sino porque si no lo hacemos pueden surgir fuguillas o malas combustiones.

E¿Es segura la utilización de braseros? A Coruña no tiene muchas incidencias por braseros. Hemos detectado que hay gente que ha vuelto a esas estufas antiguas de butano. Por seguridad, no son las adecuadas y hay que aconsejar a la gente que, cuando use estos tipos de calefactor -braseros, estufas de butano...- que esté atenta al dolor de cabeza, que puede ser indicio de que algo va mal, de que hay más monóxido que oxígeno y de que, si seguimos así, y nos vamos para cama, puede haber una consecuencia fatal a lo largo de la noche.

E¿Qué hay que hacer si la utilización de un calefactor provoca dolor de cabeza? Ante un dolor de cabeza con estos calefactores, hay que ventilar, puede ser por otra cosa, pero es lo más conveniente. Con otros tipos de calefacción, hay que recordar que no se deben cegar las tapas de registro. Sabemos que entra frío por ellas, pero es lo que nos hace mantener las proporciones adecuadas de oxígeno.

E¿Cómo se deben utilizar los braseros o calefactores de gas si no hay otra opción? No es aconsejable encender un brasero e irse a dormir. Eso no puede ser y, si a eso le sumamos que hay madera en una casa u otros factores de riesgo, puede traer consecuencias fatales. A veces se usan estos calefactores para secar la ropa y esto tiene un peligro muy grande. Hay que mantener las distancias de seguridad. Si alguna persona lo utiliza, el servicio de bomberos está a su disposición, en todo momento, para aconsejar. Que nos llamen, que nos expliquen la situación para que le podamos decir cómo evitar los riesgos y echarles una mano.

E¿Es diferente la situación en una ciudad que en un núcleo rural? En los núcleos urbanos no se notan tanto los riesgos de incidente. El elemento territorial influye, porque en la ciudad, por ejemplo, hay acceso a ayudas económicas, está Padre Rubinos, Cáritas y otras organizaciones que, en el rural, no tienen tanta incidencia.

E¿Preocupa el tema de la pobreza energética a las administraciones? La Fundación Mapfre lleva dos años haciendo un estudio de víctimas para trabajar en la prevención. Este año salió este tema y, cara a 2016 sí que se introducirán parámetros para saber si la situación de las familias puede influir en los incendios.

E¿Qué se puede hacer en una vivienda normalizada para prevenir un incendio? El detector de humos es fundamental en el hogar. Es muy barato, unos 20 o 30 euros. Es un electrodoméstico que no tiene más mantenimiento que una pila o conectarlo a la corriente, y puede salvar vidas. Su función más importante es durante la noche, porque por el día si estamos en casa y se conecta algo que no debe, lo podemos ver, oler y podemos escapar, pero por la noche, si estamos durmiendo, el humo pesa menos que el aire, ocupa las partes altas de la habitación y va desplazando el oxígeno. Por debajo del 15% de oxígeno no hay vida y normalmente tenemos un 21%. Si esta cifra se rebaja en un 2% ya tenemos problemas, como dolores de cabeza, pero si estamos durmiendo, no nos damos cuenta y nos va a dejar más dormidos. El humo nos lleva a la inconsciencia y, si no nos podemos levantar, ya tenemos problemas.

E¿Cuándo se debe llamar a los bomberos? Ante cualquier problema o cualquier duda. Aconsejamos que, ante cualquier cosa, que nos llamen, porque es preferible llegar y que no haya pasado nada y darnos la vuelta que tener que lamentar después no haber llamado antes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 

esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine