La Diputación enviará al juzgado "infracciones muy graves" en las ayudas concedidas a Crespo

Intervención propone multar al presunto cabecilla de la 'operación Zeta' por contratar a sus empresas ocho actividades para las que había obtenido subvención a través de entidades sin ánimo de lucro

08.10.2015 | 17:11
Gerardo Crespo, izquierda, a la salida del juzgado el pasado marzo.

Ayudas

  • Curso de atención sociosanitaria. La Diputación concedió en 2010 una ayuda de 599 euros a la Asociación Empresarial de Discapacitados, presidida por Gerardo Crespo, para la realización de un curso de atención a mayores. El curso fue subcontratado a Ediciones Transfontao, de la que era administradora única la mujer de Crespo.
  • Jornadas de igualdad. La Diputación concedió dos ayudas en 2010 y 2011 a la Asociación de Vecinos del Ensanche, presidida por Gerardo Crespo, para la celebración de unas jornadas de igualdad por 797 y 498 euros respectivamente. La auditoría constató que fueron concertadas con dos empresas vinculadas a Crespo: Gecreri y Propuestas Empresariales.
  • Rutas y talleres de instrumentos. La auditoría constató que Crespo facturó a empresas de su grupo la realización de un taller de instrumentos (1.097 euros), una ruta de museos para la asociación de discapacitados (2.278 euros) y unas jornadas de igualdad.
  • Talleres en el salón de casa. El interventor propone sancionar al presidente de la asociación vecinal de la Marina por no acreditar la realización de dos talleres subcontratados a empresas de Crespo y que, según indicó, se celebraron en el salón de su casa

Jornadas de igualdad, rutas para la Asociación Empresarial de Discapacitados o charlas sobre los derechos de las mujeres trabajadoras fueron algunas de las actividades para las que Gerardo Crespo obtuvo ayudas de la Diputación entre 2009 y 2012 a través de diversas entidades sin ánimo de lucro. Una auditoría de la institución provincial, solicitada por el BNG, concluye ahora que el presunto cabecilla de la 'operación Zeta' habría incurrido en "infracciones graves" en la tramitación de ocho ayudas al subcontratar las actividades a sus empresas. Intervención ha detectado también irregularidades en dos ayudas concedidas a la Asociación Vecinal La Marina, presidida por un trabajador de la Diputación, que también fueron facturadas a empresas vinculadas a Crespo.

La auditoría de la Diputación a los contratos y subvenciones con empresas y asociaciones implicadas en la operación Zeta ha detectado infracciones "muy graves" en las ayudas concedidas a las entidades sin ánimo de lucro presididas por el principal imputado y supuesto cabecilla de la trama, el empresario Gerardo Crespo.

El Gobierno provincial ha dado cuenta hoy en el pleno del informe del departamento de Intervención, que fue solicitado por el BNG en octubre de 2014 a raíz de que se levantase el sumario del proceso judicial que investiga el supuesto fraude de más de 20 millones en ayudas y adjudicaciones de administraciones públicas. La Diputación trasladará sus conclusiones, que no han llegado a debatirse en el pleno, al juzgado.

En total, se han investigado 15 subvenciones concedidas entre los años 2009 y 2012 a las entidades implicadas en la operación Zeta, ocho de ellas vinculadas al empresario Gerardo Crespo. El departamento provincial también ha detectado graves infracciones en dos subvenciones concedidas a un trabajador de la Diputación, Juan Sáenz-Chas. en calidad de presidente de la Asociación de Vecinos de La Marina (es a su vez presidente la Federación de Asociaciones de Vecinos Salvador de Madariaga, Juan Sáenz-Chas, de la que es vicepresidente Gerardo Crespo).

La auditoría concluye que Gerardo Crespo y Juan Sáenz-Chas no han podido acreditar que se realizasen las actividades para las que fueron concedidas las ayudas, dirigidas en su mayor parte la impartición de cursos y talleres. En todos los casos, Intervención ha comprobado que los trabajos habían sido concertadas y facturadas por empresas vinculadas al presunto cabecilla de la trama.

El principal implicado en la operación Zeta había solicitado las ayudas a través de la Asociación de Empresarial de Discapacitados, la Asociación de Vecinos del Ensanche y la Fundación para el Desarrollo de la Empleabilidad y Formación en Galicia. Y Juan Chas obtuvo dos como presidente de la Asociación de Vecinos de La Marina.

Se trata de subvenciones de escaso importe, que oscilaban entre 498 a 2.278 euros. Las solicitadas por Gerardo Crespo iban dirigidas a realizar cursos de atención sociosanitaria -599 euros-, jornadas de igualdad en el ámbito laboral -797 euros-, una ruta de museos -2.278 euros-, un taller de instrumentos musicales -1.097 euros-, jornadas sobre los derechos de mujeres trabajadoras -1.247 euros-, de fomento del autoempleo -599 euros- o una "senda virtual de la cultura" -697 euros-. Intervención ha comprobado que los trabajos fueron facturados por empresas de su conglomerado empresarial, como ediciones Transfontao, Gecreri, Gecam Formación, Crea2 Ediciones, Propuestas Empresariales, Informaziona o Mavilga. En todos los casos, la Diputación intentó notificar sin éxito las conclusiones provisionales de la auditoría a las empresas.

Las dos ayudas concedidas a Juan Sáenz-Chas como presidente de la Asociación de Vecinos de La Marina iban dirigidas a la celebración del taller Ayudando en casa -799 euros- y un taller de marionetas -1.497 euros-. El dirigente vecinal presentó como justificación tres facturas de Ediciones Transfontao (vinculada a Crespo) y un ejemplar del cartel publicitario. La Diputación constató que la asociación carecía de local en el que celebrar la actividad, una carencia que Juan Sáenz-Chas intentó justificar explicando que las actividades se realizaban en el "salón de su casa, que cedía desinteresadamente", según recoge el informe. Intervención concluye que ha sido imposible verificar las facturas justificativas y que no existe ninguna evidencia "razonable y justificada" de que la actividad haya sido realizada. La auditoría concluye lo mismo sobre la subvención de 1.497 euros para un taller de títeres, que también fue justificada con una factura del grupo de Gerardo Crespo y, según el presidente, fue celebrada también en el salón de su casa

Intervención concluye que los beneficiarios de las ayudas pudieron haber cometido una infracción muy grave por lo que procede el reintegro de la subvención y la interposición de una multa por el doble o triple de la cantidad percibida.

Los dos contratos adjudicados a las empresas del conglomerado de Gerardo Crespo -adjudicados por procedimiento abierto en 2009 y 2011-, sí han recibido el visto bueno de Intervención. El departamento encargado de velar por la legalidad ha informado favorablemente la adjudicación a Gecreri -de Gerardo Crespo- de dos cursos de tiempo libre por 36.478 euros y la realización de una serie de talleres de empleo de la Rede Xiana (190.000 euros).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 

esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine