Un nuevo puente muy complicado

El Ministerio de Fomento advierte de que la ampliación del viaducto de A Pasaxe causará importantes problemas de tráfico por la supresión de los actuales enlaces a ambos lados

30.10.2015 | 10:21
Viaducto de la avenida de Alfonso Molina sobre la glorieta de A Pasaxe, que será demolido en las obras.

Los datos

  • Anchura. La ampliación se realizará mediante la construcción de un puente paralelo al actual por la zona que mira hacia la salida de la ría con 25 metros de ancho, lo que proporcionará un carril más en cada sentido de la circulación
  • Otros tráficos. El nuevo puente dispondrá de aceras de 6,3 metros de anchura para facilitar el paso de los peatones y permitir la instalación de carriles bici. También dará acceso a los paseos marítimos de O Burgo, Perillo-Santa Cristina y el previsto en As Xubias
  • Presupuesto. La redacción de los proyectos de trazado y de construcción costará 876.000 euros, mientras que la ejecución de la ampliación del puente tendrán un coste estimado de 24,5 millones de euros
  • Plazos. La elaboración de los proyectos durará 16 meses desde su adjudicación a principios del próximo año. Luego habrá periodo de exposición pública, estudio de impacto ambiental y licitación de las obras
  • Afecciones. La ejecución del proyecto obliga demoler el viaducto que sobrevuela la glorieta de A Pasaxe y el enlace con la N-VI en la zona de Perillo

La dotación de nuevos carriles al puente de A Pasaxe es una iniciativa demandada por diferentes sectores sociales y políticos de la comarca para evitar los frecuentes atascos en este punto, pero el examen del pliego de condiciones del concurso para la redacción del proyecto permite comprobar que el Ministerio de Fomento da por hecho que esta obra causará serios trastornos al tráfico durante su realización. El derribo de los nudos viarios existentes a ambos lados del viaducto obligará a efectuar cortes totales de la circulación y desvíos alternativos en los accesos de la ciudad, según señala el ministerio

Las obras de ampliación del puente de A Pasaxe -cuyo proyecto de trazado y constructivo licitó esta semana el Ministerio de Fomento por 876.000 euros- tendrán un enorme impacto sobre el tráfico, no solo de la ciudad, sino de la comarca, ya que harán necesario el derribo del viaducto que parte de Pedralonga y sobrevuela la glorieta de acceso al puente, así como del enlace existente al otro lado de la ría, en el municipio de Oleiros. Esta situación hace que Fomento prevea ya la realización de cortes totales del tráfico durante los trabajos que implicarán la aplicación de desvíos provisionales y de itinerarios alternativos.

El ministerio considera que las obras precisarán de voladuras, desplazamiento de materiales, demoliciones y otras actuaciones que en ocasiones reduzcan el número de carriles abiertos a la circulación y que en otros casos fuercen el cierre por completo de los vehículos en algunos de los accesos, lo que tendrá consecuencias muy graves para las comunicaciones.

La construcción de nuevos nudos viarios a ambos lados del puente acabó con los interminables atascos que se producían en la ribera coruñesa por el cruce entre las avenidas de Alfonso Molina y A Pasaxe, así como con la carretera de O Burgo, mientras que en el margen de Oleiros el caos lo originaban la confluencia de la N-VI con la avenida Ernesto Che Guevara -que canaliza el tráfico desde Santa Cruz y Mera- y el propio núcleo urbano de Perillo.

Pero incluso con estas infraestructuras, el enorme volumen de tráfico que soporta el puente, calculado en 90.000 vehículos diarios, hace que se bloquee en cuanto se origina un simple accidente y que las retenciones se extiendan durante varios kilómetros.

Como conocedor de este problema, el alcalde de Oleiros, Ángel García Seoane, se felicitó ayer por la noticia de la licitación del proyecto, pero expresó su temor a que se trate de un anuncio electoral por la proximidad de los comicios estatales, al tiempo que destacó el perjuicio que causa a los vecinos el "tapón" que se forma en A Pasaxe para quienes circulan hacia o desde el norte del municipio.

La construcción de un puente de anchura similar al actual, 25 metros, que se adosará al costado que mira hacia el exterior de la ría obligará a modificar los nudos viarios actuales en ambos extremos del viaducto, ya que pasará a contar con cuatro carriles por cada sentido de la circulación, además de con aceras de 6,3 metros de anchura que incorporarán carriles para bicicletas. Aunque en la licitación del proyecto no se menciona, será necesario derribar el edificio comercial Copigal, enclavado al mismo pie del puente en Perillo, que durante mucho tiempo fue mencionado como pretexto para no acometer esta obra.

La ampliación tendrá la misma longitud que el puente actual, 225 metros, y dispondrá también de conexiones con los paseos marítimos de O Burgo, Perillo-Santa Cristina y el proyectado en As Xubias. El coste estimado del nuevo puente será de 24,5 millones de euros, aunque ese dato tendrá que concretarlo el proyecto constructivo, al igual que el tiempo necesario para desarrollar las obras. En el pliego de condiciones del concurso se fija un plazo de 7 meses para elaborar el proyecto del trazado, así como otros 9 meses para el proyecto constructivo.

A estos plazos, que empezarán a contar desde que se adjudique esta licitación a comienzos del próximo año, habrá que sumar el necesario para la realización del estudio de impacto ambiental, el periodo de información pública del proyecto y la contestación a las alegaciones, por lo que la fecha para el inicio de las obras aún está muy lejana.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 

esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine