Condenado un ladrón que viajó desde Madrid para robar un bar

El procesado, que tiene antecedentes penales por hechos similares, se declaró culpable y aceptó ser sentenciado a un año de prisión

11.11.2015 | 01:05

En el banquillo de los acusados del Juzgado de lo Penal número 3 de A Coruña solo se sentó uno de los cuatro miembros de una banda organizada asentada en la Comunidad de Madrid que se desplazaba por toda España para cometer asaltos, ya que el resto está "en rebeldía". El procesado aceptó ser condenado a un año de cárcel y a pagar 827 euros por violentar la verja de un local de Os Castros en julio de 2009 y apoderarse de la recaudación de la máquina tragaperras

Los cuatro miembros de una banda organizada asentada en la Comunidad de Madrid se desplazaron en julio de 2009 a A Coruña para cometer un atraco. Los sospechosos, según consta en la sentencia, se dedicaban a "perpetrar delitos de robo con fuerza en distintos establecimientos comerciales por todo el territorio nacional". Tras asaltar los negocios, emprendían el viaje a Madrid, por lo que casi no permanecían en las ciudades en las que delinquían. En el banquillo de los acusados del Juzgado de lo Penal número 3 de A Coruña solo se sentó uno de los miembros de la organización, ya que algunos de sus compañeros huyeron y están declarados en situación de rebeldía, pues tienen causas pendientes en diferentes juzgados de España.

El sospechoso aceptó ser condenado a un año de cárcel y a indemnizar a la dueña del establecimiento con 827 euros, que es la cantidad que sustrajeron de la caja registradora. El hombre reconoció que entre las dos y las seis de la madrugada del 31 de julio de 2009 violentaron la verja de seguridad de un restaurante situado en Os Castros, al que después accedieron a través de la puerta, que estaba abierta. Una vez en el interior, fracturaron la cerradura de la máquina tragaperras y sustrajeron la recaudación -827 euros-. Los desperfectos que le ocasionaron fueron tasados en 68,20 euros, por lo que el procesado también deberá abonar a la empresa propietaria de la máquina esa cantidad más los intereses legales transcurridos desde 2009.

El representante del Ministerio público reclamaba más pena para el acusado en su escrito de calificación sobre los hechos, pero llegó a un acuerdo con la defensa antes del juicio, por lo que la vista oral no se celebró y el magistrado del Juzgado de lo Penal número 3 dictó sentencia oral en la sala. Contra el fallo no cabe recurso, ya que fue dictado con la conformidad de todas las partes implicadas en el proceso. El sospechoso, por tanto, se declaró culpable de un delito de robo con fuerza en las cosas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 

esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine