Dragado de la ría de O Burgo El inventario de focos de Augas de Galicia

Los vertidos contaminantes del Concello y el Puerto están en O Parrote, San Diego y Oza

El informe del plan de dragado explica que cuatro ríos ensucian el estuario - El Ejecutivo local critica que se destine el doble a adecentar la zona donde se confinarán los lodos que a la regeneración ecológica

14.12.2015 | 15:10
Los vertidos contaminantes del Concello y el Puerto están en O Parrote, San Diego y Oza

Augas de Galicia localiza seis focos de vertidos que contaminan la ría desde A Coruña y detecta indicios de contaminación en otros seis lugares. Proceden de redes del Concello y del Puerto y están en Oza, O Parrote y San Diego. En total, hay inventariados 84 vertidos, 61 dentro de los límites que la normativa considera aceptables.

El mapa de vertidos, fechado en octubre de este mismo año, figura en el Estudio de Impacto Ambiental de la ría, que acompaña al proyecto de dragado, a exposición pública desde la semana pasada, en la recta final de la campaña electoral. El estuario tiene, según el documento, 12 fuentes contaminantes. Además de las coruñesas, están en rojo otras dos zonas de Culleredo, dos de Cambre y dos de Oleiros, algunas en vías de solución.

Dos de los focos de A Coruña proceden de la red de pluviales de titularidad municipal. Uno de ellos vierte en O Parrote. Es un tubo de hormigón que derrama frente a las instalaciones de La Solana. Corresponde a una red de aguas pluviales que recibe la suciedad de las aguas marinas de achique del parking soterrado y al vaciado de las piscinas del complejo deportivo. La red proviene de la Ciudad Vieja.

En una ubicación próxima, en las instalaciones náutico-deportivas de San Antón, Augas localiza otro foco contaminante, de naturaleza industrial y que se cuela en las fecales. "En los próximos meses", aclara el estudio, "las aguas residuales serán enviadas a la red de saneamiento instalada recientemente en el paseo marítimo". En San Diego, en pleno puerto pero en una red de titularidad municipal, está señalado otro punto: una red de pluviales que canaliza el antiguo regato de Os Xudeus hasta su desembocadura.

De la Autoridad Portuaria dependen tres focos con contaminación y otros dos con indicios contaminantes. Los tres primeros son de origen industrial y llegan al mar mezclados con las pluviales en Oza. El primero está más próximo al muelle petrolero y otros dos, al área pesquera. Una de las zonas en las que se han detectado vertidos puntuales es en el punto de repostaje de combustible de embarcaciones del mismo muelle, por no contar "con sistemas de retención y prevención para evitar derrames de hidrocarburos". "En la actualidad, la Autoridad Portuaria realiza labores de vigilancia y control", indica Augas. A lo largo del año, varios vertidos de hidrocarburos de origen desconocido, según concluyeron los estudios de la Xunta y el Puerto, obligaron a cerrar la ría al marisqueo.

La segunda alerta sin frecuencia de vertidos continuada está en el Centenario Sur, donde se descargan "diversos materiales procedentes de buques", como arena, coque o carbón. "No se solían adoptar medidas para evitar los arrastres de material ni el vertido generado por la limpieza posterior en la explanada en la que se deposita el material", relata Augas de Galicia, que da por "enmendada" esta cuestión desde que el Puerto "realiza labores de control" y exige "rampas de seguridad". Augas de Galicia localiza cuatro focos con indicios contaminantes procedentes del asentamiento chabolista de A Pasaxe que desaparecerán, augura, cuando el Concello concluya el desmantelamiento del poblado.

"Cabe indicar aparte la existencia de aportes de contaminación a la ría a través de los regatos que desembocan en ella", dice Augas. Son en total cuatro: los ríos Quintas y Monelos en el Concello de A Coruña y el rego da Loba y rego dos Prados, en Oleiros. Actualmente, los técnicos autonómicos y municipales están intentando localizar el origen de la contaminación de los caudales, "dado que la mayor parte discurren canalizados bajo el núcleo urbano". Una vez localizados, los titulares de los vertidos "tendrán que proceder a su subsanación".

Carencias en la regeneración

La concejal coruñesa de Medio Ambiente, María García, criticó ayer que el ministerio dedique a la urbanización y ajardinamiento de los recintos donde se depositarán los lodos el doble de fondos que a la regeneración del ecosistema. "La regeneración ecológica y productiva del estuario no tiene nada que ver con la expansión del cemento", reprochó. García advierte de que solo el 2% del presupuesto total se dedica a la regeneración del ecosistema: 666.541 euros frente a los 1,2 millones para la confinación de los lodos. "El Gobierno central olvida de que el correcto funcionamiento de este delicado ecosistema está en la base de la productividad del estuario", avisa. Solicita un plan que respete "el valioso patrimonio" natural y abrirá una serie de encuentros con afectados, la comarca y la Universidad para proponer mejoras.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 

esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine