El acusado de intentar matar a puñaladas a un joven en O Temple alega legítima defensa

"Noté los cortes muy limpios", relató el afectado durante el juicio, al tiempo que aseguró que el agresor lo esperó en la salida de un local junto con otras personas para golpearlo

15.12.2015 | 01:08

La Fiscalía le imputa tentativa de homicidio y exige una condena de siete años de cárcel

Un acusado de un delito de homicidio en grado de tentativa por apuñalar a un joven en julio de 2009 durante las fiestas de O Burgo alegó ayer durante el juicio que lo hizo en legítima defensa. La Fiscalía reclama que sea condenado a siete años de cárcel y a pagar una indemnización de 26.112 euros, mientras que para su cuñado, que también se sentó ayer en el banquillo de la Audiencia Provincial, demanda nueve meses de prisión por cometer un delito de resistencia a la autoridad. El imputado relató ante el tribunal que unos jóvenes, entre los que estaba la víctima, lo insultaron dentro de un bar y que al salir había "diez o quince" esperándolo.

"Nos persiguieron y empezaron a pegarnos", sostuvo el procesado, quien aseguró que la víctima portaba una botella de cristal y que él se la arrebató durante la disputa. "Él me corta a mí y yo a él", subrayó, al tiempo que insistió en que no llevaba ningún arma blanca y que lesionó al perjudicado cuando trataba de defenderse. Así, aseveró que tanto él como su cuñado corrieron para escaparse de los jóvenes porque les tenían "miedo". La Fiscalía destaca que el familiar del principal acusado se opuso violentamente a la detención y se encaró a los agentes, braceando y dando manotazos, por lo que fue necesario emplear la fuerza para reducirlo.

"Al salir del bar estaban esperando y empezaron a pegar", declaró el cuñado del acusado, quien contó que "un montón de gente" se les "echó encima" y empezaron a pegarles. El perjudicado, que ya conocía al principal procesado por un altercado anterior, relató que se dirigió a él acompañado por su cuñado y que ambos lo insultaron. En ese momento se originó una pelea, durante la que, según su versión, el acusado se le cayó encima y le asestó tres puñaladas. "Noté los cortes muy limpios", aseveró, al tiempo que negó que portase una botella durante la disputa. Además, afirmó que sus amigos vieron que el acusado portaba una navaja.

El representante del Ministerio público indica en su escrito de calificación que sobre las 04.00 horas del 23 de julio de 2009 los procesados "golpearon" al joven cuando se encontraban en las inmediaciones de un establecimiento ubicado en el paseo marítimo de O Temple, en Cambre. En un momento de la trifulca, el segundo sospechoso se "quedó al margen", mientras que el principal acusado y la víctima "se agredieron recíprocamente".

La Fiscalía considera acreditado en su informe que durante la reyerta el imputado "clavó en repetidas ocasiones una navaja, u otro objeto de similar efecto cortante", al joven, "con el propósito de acabar con su vida". La víctima necesitó para su curación 195 días, de los que 5 permaneció ingresada y 15 estuvo incapacitada para realizar sus ocupaciones habituales. Como secuelas se le apreciaron cicatrices con el tamaño de las heridas que le provocan un perjuicio estético medio, según especifica el fiscal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 

esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine