Los enlaces al puerto exterior, la ría y el vial 18, anclados en la evaluación ambiental

El tren a punta Langosteira es la infraestructura con el proceso más avanzado en Medio Ambiente - La unión entre la tercera ronda y la AP-9 tendría que pasar a la última fase el próximo otoño

26.01.2016 | 14:41

Los pasos

  • Fase 1. Tras la recepción del proyecto, se abre un primer periodo de consultas para determinar el alcance del estudio de impacto ambiental. El plazo legal sería de tres meses
  • Fase 2. Es el estudio de impacto ambiental, con un proceso de exposición pública y recepción y contestación de alegaciones. El límite es de año y medio
  • Fase 3. Se concluye con la declaración de impacto ambiental, para cuya resolución hay un plazo de tres meses prorrogables. La declaración tendrá naturaleza preceptiva sobre si procede o no, a los efectos ambientales, la realización del proyecto y, en su caso, las condiciones en las que puede desarrollarse y sus medidas correctoras

Son proyectos complejos y millonarios, que reciben decenas o incluso cientos de alegaciones. La fuerte inversión que precisan hace que los gobiernos de turno vayan reprimiendo los avances. El trámite de evaluación ambiental, necesario para impedir efectos nocivos en el entorno de infraestructuras de fuerte impacto, alarga la tramitación de los planes y su materialización, casi siempre por encima de los plazos legales. Cuatro proyectos clave de la ciudad están en diferentes fases del proceso: la conexión ferroviaria con punta Langosteira, la prolongación del acceso al puerto exterior desde la tercera ronda, la unión entre esta misma circunvalación y la autopista del Atlántico, y el demandado proyecto de dragado de O Burgo

Cuatro proyectos claves para la ciudad y la comarca permanecen fondeados en el Ministerio de Medio Ambiente. Están pendientes del preceptivo trámite de evaluación ambiental, de suma importancia pero habitualmente eterno y tedioso, sometido a interrupciones continuas por falta de documentación, cambios en la administración, contestación social y prioridades de gobiernos. El tren a Langosteira, el vial que comunicará tercera ronda y autopista, el ramal rodado hacia el puerto exterior y el dragado de la ría, se hallan inmersos en este proceso.

El que lleva más tiempo en los despachos ministeriales y que parece más próximo a resolverse es el estudio informativo del tren al puerto exterior, pendiente ya de la última resolución del ministerio, la declaración de impacto ambiental, desde el pasado mes de octubre. Hasta 800 alegaciones recibió el Ministerio de Fomento al trazado en el periodo de información pública. El proceso actualmente está "interrumpido", según la web de Medio Ambiente, después de que se haya solicitado más documentación.

El ferrocarril no tiene todavía plazos. La ministra de Fomento en funciones, Ana Pastor, no puso fecha en una visita preelectoral a la ciudad, el pasado septiembre. "Hay información pública del estudio y alegaciones remitidas al Ministerio de Medio Ambiente tras la reunión de alcaldes e instituciones. Cuando responda, se licitará el proyecto", indicó. En los presupuestos del Estado para 2016 hay consignados dos millones de euros. La estimación del coste total de este proyecto clave para punta Langosteira es de 130 millones de euros.

Otro de los proyectos pendientes de su evaluación ambiental es el llamado Vial 18, esto es, la conexión de la tercera ronda, desde el enlace A Zapateira, con la autopista (AP-9). La Dirección General de Carreteras solicitó la evaluación de impacto ambiental en febrero de 2014. En los presupuestos del próximo año figura con la partida simbólica de 100.000 euros.

En estos momentos, se encuentra la fase de información pública, que, según los plazos legales, tendría que finalizar en torno a otoño del año en curso. Es una infraestructura considerada clave para la distribución del tráfico de entrada a la ciudad hacia Alfonso Molina y la tercera ronda y, en esta línea, uno de los argumentos que esgrime el Gobierno municipal para solicitar cambios en el proyecto de ampliación de la avenida.

Como "interrumpida" también se encuentra la prolongación del acceso al puerto exterior, una carretera hacia Langosteira que, según el trazado elegido inicialmente por el Ministerio de Fomento, entronca con la tercera ronda, con un coste de 27,3 millones de euros. No es una vía de alta capacidad, aunque el Ejecutivo municipal anterior la bautizase como "cuarta ronda". La infraestructura está en periodo de consultas (que podrían variar la decisión inicial de Fomento) desde agosto de 2015 y aún no ha saltado a la fase de estudio de impacto ambiental. El departamento que dirige en funciones Ana Pastor reservó también otra cantidad simbólica, de 100.000 euros, en los presupuestos generales del Estado para 2016.

El cuarto y último plan es el "dragado de los sedimentos de la ría de O Burgo". Fue recibido en los despachos de la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa el octubre de 2013. En estos momentos, está en curso el estudio de impacto ambiental. El ministerio está recibiendo las alegaciones de particulares, asociaciones y concellos al diseño y programa del dragado.

El Ministerio de Medio Ambiente acaba de posponer hasta el 21 de julio el plazo para definir el proyecto. Así lo comunicó en enero un departamento ministerial a los miembros de la mesa de la ría en una notificación en la que indica que se concede hasta esta fecha como límite para presentar el estudio de impacto ambiental, el documento técnico del proyecto y la respuesta a las alegaciones presentadas. El Ministerio presentó su propuesta de recuperación en la campaña de las generales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 

esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine