Una renuncia obligada

28.01.2016 | 09:57
Una renuncia obligada

Carlos Negreira gobernó la ola buena del Partido Popular de A Coruña. El desgaste socialista en Madrid y en A Coruña, y cuatro años de travesía en la oposición le auparon a la Alcaldía de la ciudad, una anhelada pieza para los populares por su simbolismo tras 28 años de regidores socialistas. Pero la conquista solo duró cuatro años y el sueño de gobierno se transformó en pesadilla de oposición. Primero en las elecciones municipales, en las que Negreira perdió la Alcaldía y en las que el PP provincial que preside se quedó sin la Diputación y sin los ayuntamientos de Santiago y Ferrol. Después en las generales, en las que los populares se desplomaron de 340.206 a 237.837 votos en la provincia. La renuncia de Negreira como concejal y líder del aparato político popular coruñés era un paso que el exalcalde estaba obligado a dar como máximo responsable y cabeza visible de la debacle. La decisión ya se la había comunicado a sus fieles tras las municipales y solo la pospuso a petición del partido hasta después de las generales como parche ante un futuro que temían. A la vista del resultado final, el PP coruñés ha perdido casi un año en activar la renovación con la que Negreira justifica su marcha.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Javier de Toro, jefe del servicio de reumatología del Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña, responderá a preguntas de los lectores este jueves a las 11.30

 

 

esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine