Novo Mesoiro alerta de que echar a los 'okupas' no es la solución

La Xunta propone desalojar a cuatro familias de un edificio en Ribeira Sacra y los vecinos dicen que ellas no son conflictivas

29.01.2016 | 01:16

El presidente de la asociación de vecinos de Novo Mesoiro, Xosé Aller, explicó ayer que la respuesta que les da la Xunta para solucionar los problemas de convivencia que sufre la comunidad de residentes en un edificio de la calle Ribeira Sacra, la del desahucio de cuatro familias, no soluciona sus conflictos.

"Los problemas vienen desde que se entregaron los pisos, hace ya cinco años, y los okupas entraron hace unos meses. Además, son familias en las que hay menores", comentó Aller, que afeó al delegado territorial, Diego Calvo, que no hubiese especificado en el orden del día que la decisión que había tomado, como propietario de las viviendas afectadas, era la del desalojo.

La misma crítica le hicieron ayer las concejalas de Xustiza Social e Coidados, Silvia Cameán, y de Participación e Innovación Democrática, Claudia Delso. "No creemos que sea de recibo que convoquen al Concello a una reunión con un orden del día marcado y que después, conozcamos por la prensa que, lo que quieren tratar en exclusiva, son los desalojos que parece que quieren ejecutar en cuatro pisos de su propiedad", aclaró Cameán que, además, abogó por abordar el problema desde "diferentes ópticas".

La Xunta defiende que está dando "respuesta a las reclamaciones de los vecinos" y que, además, hay personas que están esperando por la adjudicación de esas viviendas "ocupadas de manera ilegal". La Xunta asegura que, tras las denuncias presentadas por los vecinos y el estudio de los expedientes de cada vivienda", solo falta "la notificación de las resoluciones al Juzgado correspondiente para que se inicie el proceso de los desalojos". Calvo solicitó ayer colaboración al Concello para que, llegado el momento de la expulsión de las familias, no se encuentren "con un problema".

Marea Atlántica llevaba en su programa electoral y en el punto nueve de las 25 medidas para poner en marcha en los cien primeros días de Gobierno, "negarse a colaborar en cualquier desahucio". Cameán comentó ayer que, si finalmente se da esta situación, "actuaría a través de sus Servicios Sociales desarrollando un proyecto de integración de estas personas y estableciendo una carta de compromisos para evitar en todo momento la exclusión social", comentó Cameán, que solicitó, además, a la Xunta que pusiese viviendas a disposición de estas familias para que pudiesen ser realojadas.

Aller dijo ayer que se puede dar el caso de que la Xunta las desahucie de las que ahora son sus residencias y que, después, si pueden pagar el alquiler social que se les impone, que les adjudique la misma casa. De todos modos, el problema de convivencia, según explicó el presidente de la asociación vecinal, no se solucionaría, ya que son beneficiarios del alquiler o propietarios de las viviendas del edificio los que generan los conflictos.

El presidente de la asociación vecinal puntualizó, además, que la Xunta, como dueña de algunas de las viviendas, se retrasa en los pagos de la comunidad, una situación que obliga a los propietarios a no poder pagar a tiempo sus recibos y a no afrontar gastos de reparaciones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 

esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine