La negociación del presupuesto municipal

El PSOE está dispuesto a entrar en el Gobierno local a pesar de acusar de deslealtad a Marea

Los socialistas abogan por "reformular" la relación pese a acusar de deslealtad a Marea, que replica que no se dan "ni la confianza ni la seriedad" para plantearse un pacto

03.02.2016 | 13:26

El tablero de las relaciones entre el Gobierno local de Marea Atlántica y el PSOE, su "socio preferente", como han acordado tratarse ambos, reproduce movimientos en los que tan pronto de acercan como se separan los protagonistas. Un día después de suspender la negociación del presupuesto por "deslealtad" de la Marea, el PSOE se mostró dispuesto a conformar un Gobierno de coalición con Marea Atlántica.

"Lo estudiaríamos en el grupo como cualquier otra cuestión que se nos traslade", declaró el portavoz municipal socialista, José Manuel Dapena. La oferta de coalición, dijo, debe proceder del Gobierno. Y las tensiones en la negociación del presupuesto no hacen más que reforzar a Marea en su negativa a coaligarse con los socialistas, posición que defiende desde el inicio del mandato. "No hay ni confianza ni seriedad en los presupuestos como para ahora casarse", contestan desde el Gobierno local.

Por segunda vez este mes, los socialistas evitaron rechazar de plano entrar en el Gobierno. Pero el momento escogido difiere del anterior, cuando las conversaciones del presupuesto avanzaban de forma "razonable", hace justo una semana. Ahora, llega entre acusaciones al Ejecutivo de "deslealtad", de "traición a los coruñeses" y de "buscarse conflictos con todas las administraciones".

Ante la pregunta en rueda de prensa de si el PSOE había solicitado a Marea entrar en el Gobierno, Dapena respondió que "nunca" se había planteado ese escenario desde la investidura de Xulio Ferreiro como alcalde y que el objetivo socialista es "reformular" las relaciones con soluciones que "tiene que plantear Marea". Si llegase la oferta de gobierno conjunto, que Marea dice que ni se plantea, el PSOE "la estudiaría en su grupo municipal como cualquier otra cuestión que se le traslade". "La prioridad no es entrar en el Gobierno, sino responder a las necesidades de los coruñeses. Estaremos dispuestos a analizar cualquier propuesta que se nos formule, después se aceptaría o no", concluyó Dapena a preguntas de los periodistas.

Destacados dirigentes y exconcejales socialistas en la ciudad abogan por concretar el status del PSOE en el nuevo escenario municipal. Entre quienes defienden entrar en el Ejecutivo y quienes lo descartan por completo se sitúa una tercera opción que aconseja que cualquiera de esas dos opciones, sin preferencia, es mejor que seguir como "socio preferente" del Gobierno sin alcanzar acuerdos trascendentes con él. "Así no podemos seguir", proclaman.

El gesto de los socialistas fue recibido en Marea Atlántica con sorpresa por llegar acompañado de reproches a cómo dirige el Gobierno local la negociación del presupuesto. "El PSOE debe clarificar qué quiere y ser honesto, lejos de declaraciones contradictorias".

El último desencuentro se fraguó el lunes por la mañana, con prólogo la tarde previa, cuando el portavoz socialista telefoneó al alcalde para citarse al día siguiente. Dapena no anticipó a Ferreiro el contenido de la reunión y, cuando llegó a ella, le comunicó que el PSOE suspendía la negociación del presupuesto con el argumento de que Marea le niega "información sobre el destino final de las partidas".

La decisión socialista cogió a contrapié al Gobierno. Nada le hacía prever el viernes, cuando se negoció el gasto en empleo, que se llegaría a esa situación. Ambas partes admitieron ese día que habían encallado en ese punto, pero se habían emplazado a retomar las conversaciones el lunes ya sobre otras áreas. Para Marea, el PSOE "rompe de forma unilateral las negociaciones con excusas poco creíbles que hacen dudar de que su auténtica intención sea aprobar un presupuesto distinto al del PP y sí enredar e intentar bloquear al Gobierno".

El portavoz socialista expuso que su grupo había solicitado datos sobre qué cursos de formación pretendía ofrecer el Gobierno y añadió el reproche de que el Ejecutivo ha programado para este jueves un acto de presentación de su plan de empleo ante empresarios, sindicatos y asociaciones. Dapena censuró expresamente al concejal de Empleo, Alberto Lema, por negar esa información el viernes: "Llegó con la mano descubierta [sin papeles] y con la cabeza vacía". El edil de Empleo replicó ayer que el nivel de detalle de la demanda socialista "delata un profundo desconocimiento del funcionamiento" del Ayuntamiento. "Que hayamos pensado a principio de año los 40 cursos que vamos a hacer a lo largo de 2016, en qué conceptos, por cuántas horas y destinados a quién, es un absurdo", dijo Lema en rueda de prensa.

Otro punto de fricción, recordó, surgió en las campañas de promoción del comercio, que el PSOE exigió que se le detallasen. Lema justificó que es imposible concretarlas ahora porque el Ayuntamiento quiere pactarlas con las asociaciones de comerciantes de la ciudad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 

esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine