El Concello da diez días para recurrir a la empresa de ayuda a domicilio expedientada

El Gobierno municipal asegura en un informe que la concesionaria cometió dos infracciones leves y cuatro graves y amenaza con iniciar la imposición de multas

04.02.2016 | 01:18
Imagen de una persona mayor en una silla de ruedas.

El Gobierno municipal comunicó ayer a la concesionaria del Servicio de Ayuda a Domicilio, Clece, la apertura de un expediente sancionador por "incumplimientos" del contrato, dándole un plazo de diez días para presentar alegaciones a este informe, con el que el Ejecutivo podría comenzar a imponer sanciones a la empresa.

La Concejalía de Xustiza Social e Coidados asegura haber detectado cuatro incumplimientos graves y dos leves tipificados en el pliego de cláusulas administrativas y en el de prescripciones técnicas del contrato. Algunas de estas faltas, según indicaron fuentes municipales, tendrían que ver con la sustitución "excesiva e injustificada" de personal, lo que levantó quejas entre usuarios y trabajadores del servicio, así como con la omisión de comunicaciones o con el "deficiente" desarrollo del servicio, que se tradujo en algunos casos en pacientes que quedaron sin atender.

El Concello mantuvo hace meses una reunión con Clece para exigirle una solución a estos problemas en un plazo máximo de dos semanas. A juicio del Concello, las modificaciones realizadas por la firma no fueron entonces suficientes por lo que la Concejalía comenzó la elaboración de este expediente.

La medida de abrir expediente se enmarca dentro de la promesa del actual Gobierno local de llevar a cabo una vigilancia "más exhaustiva" de todos aquellos servicios municipales cuya gestión fue dejada en manos de empresas privadas.

El contrato con esta empresa fue adjudicado el 9 de junio del pasado año por el anterior Gobierno municipal de Carlos Negreira. La externalización, de acuerdo con la previsión de gasto del Concello, costaría a las arcas municipales 1,92 millones de euros en 2015; 3,8 en 2016 y 1,87 en 2017.

Los sindicatos UGT y CIG ya acusaron en diciembre a la empresa de cometer irregularidades laborales, ya que aseguraban que no aplicaba el convenio colectivo del sector y que llevaba a cabo "incumplimientos de la legalidad" como realizar turnos fuera del calendario laboral, no abonar horas extras a los empleados y no respetar los descansos obligatorios. Otra central, Somos Sindicalistas, denunció en las últimas semanas que Clece aplica el convenio estatal en lugar del autonómico para pagar menos a los trabajadores y que incumple reiteradamente la jornada de trabajo de la plantilla, los tiempos de descanso y los tiempos de preaviso.

"Nuestra obligación es defender a los trabajadores, y por eso reiteramos la exigencia de que reconozcan el convenio colectivo de los pliegos, que abonen las horas extraordinarias al precio legal y que cuiden de su cuadro de personal", señaló ayer la edil del área, Silvia Cameán que advirtió en los últimos días que, si después de las sanciones no se producen mejoras, podrían entrar a revisar el contrato.

Clece es una empresa multiservicios filial de ACS, la constructora propiedad de Florentino Pérez, también conocido por ser presidente del Real Madrid. La compañía forma parte de la lista de constructoras que, tras el estallido de la burbuja, derivaron parte de su negocio a servicios del sector público.

Tal y como recoge el perfil del contratante municipal, el conjunto de servicios ofrecidos en el marco de la Ayuda a Domicilio municipal para personas dependientes son realizados por tres empresas -además de Clece, está Ingesan y Eulen-, si bien el contrato de Clece es el más cuantioso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 

esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine