Emalcsa inicia el proyecto para desdoblar la conducción general de entrada a la ciudad

Licita la primera fase, de Monte Mero a Ponte da Pedra, que permitirá suministrar al ofimático n El plan completo da alternativa a la gran vía de llegada desde A Telva

05.02.2016 | 00:51
Emalcsa repara la conducción rota en 2014. la opinión

Emalcsa ha sacado a concurso la primera fase de la construcción de una gran conducción de agua en la entrada a la ciudad de Monte Mero a la ronda de Outeiro, que permitirá tener una alternativa a la canalización general que llega desde A Telva. Es un proyecto planificado desde 2011 pero que no se abordó hasta ahora por diversos problemas en su trayecto, entre ellos, su confluencia con la línea del ferrocarril. En total, serán 3,5 kilómetros más de tuberías. El tramo que acaba de ser licitado, y que esperan acabar a lo largo del año, llega hasta Ponte da Pedra y servirá para dar servicio a los futuros residentes en el parque ofimático.

Según explica el pliego de la obra, presupuestada en casi un millón de euros sin IVA, el proyecto para la conducción ya había salido a contratación en marzo de 2011, pero el Concello comunicó a Emalcsa que se estaban tramitando varias modificaciones que afectaban a la zona, especialmente en su conexión con el parque ofimático. El diseño no se podría ejecutar, entre otras razones, por los cambios en el lugar donde se cruzaba con el túnel de ferrocarril. Hubo que buscar alternativas de trazado.

Los trabajos licitados se insertan en un plan de mayor envergadura (de 3,5 kilómetros) para completar el desdoblamiento de la conducción desde A Telva que en Emalcsa conocen como "general", que presentó Carlos Negreira a dos meses de las elecciones y que consta de tres partes: una en la zona de la Universidad Laboral y dos en Alfonso Molina desde el depósito de Monte Mero, por el momento sin uso, hasta que haga falta con la ocupación del parque ofimático. Aún por solucionar el tema del ferrocarril, según indican fuentes de Emalcsa, se ha abordado el primer tramo entre el depósito y Ponte da Pedra.

Emalcsa indica que esto permitirá solucionar uno de los grandes "puntos débiles" de la red, ya que, de romperse "la general", sin esta alternativa, podría mantenerse el suministro solo durante tres días. Ponen el ejemplo de la grave incidencia que hubo en la ronda de Outeiro en noviembre de 2014, para la que sí existía una solución que evitó tener que cortar el suministro. Los trabajos que se han licitado tienen una gran complejidad técnica y serán delicados de tal forma que la empresa ni siquiera aportará el material, sino que será facilitado por Emalcsa. En la siguiente fase, para la que no dan fecha, habrá que interrumpir la circulación en Alfonso Molina. Estiman que, con un despliegue importante, podrían solucionar este trance en una noche.

Una vez finalizadas todas las fases, cuya inversión cifró en 8,1 millones el Ejecutivo anterior, podría abordarse un proyecto a largo plazo, ya con alternativa para el suministro: la sustitución de la conducción "general", que cumple cuarenta años y cuya esperanza de vida, según Emalcsa, es de medio siglo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 

esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine