Ningún supuesto de siniestro peligroso en A Grela exigiría evacuar a la población

El Plan de Emergencia Exterior modificado prevé el confinamiento de vecinos próximos a las zonas afectadas en casas o edificios y justifica solo el traslado masivo si se prolonga la gravedad del accidente

25.02.2016 | 15:03
Vista panorámica de Repsol, Repsol Butano, Alcoa y CLH en el polígono de A Grela.

Protección

  • Aviso a la población. Si se produce un accidente en Repsol Petróleo, Repsol Butano, Alcoa o CLH, el primer aviso es el que procede de las sirenas electrónicas, que puede ser acompañado por advertencias por megafonía de la Guardia Civil, la Policía Local y Protección Civil
  • Control de accesos. De personas y de vehículos en zonas de planificación para no entorpecer los trabajos de seguridad que requiera cada supuesto accidental. Guardia Civil y 092 deberán controlar la avenida de Finisterre, el vial entre A Coruña y Arteixo, la AG-55, la A6, la AP-9, la tercera ronda y la autovía de acceso al puerto exterior
  • Confinamiento. Es la medida de protección a la población aconsejada. Se debe hacer en la zona de alerta, en la que los vecinos próximos a las plantas de A Grela deben permanecer en viviendas o edificios para protegerse de sobrepresiones, impactos por explosiones, flujos de radiaciones tóxicas y concentraciones tóxicas
  • Alejamiento. Se recomienda trasladar a la población a lugares más seguros cuando el accidente se agrava por la prolongación de la distancia afectada, la presencia de obstáculos. La población debe movilizarse por sus propios medios sin añadir riesgos a la zona peligrosa
  • Evacuación. Según el plan de emergencia de la Xunta, “no procede” en ningún supuesto. Solo “resultaría eficaz” si se prevé el agravamiento de las condiciones por un período de tiempo prolongadoa

La evacuación de la población es la última de las medidas que conviene tomar en caso de que se produzca un grave accidente en las grandes instalaciones industriales del polígono de A Grela-Bens. El Plan de Emergencia Exterior de 2015, que actualiza el de 2010 y fue hecho público este martes por la Xunta, considera que, además de avisar a la población afectada por supuestos siniestros, es procedente controlar los accesos, confinar a la gente en lugares seguros o incluso alejar progresivamente a los vecinos de las zonas afectadas. Lo último que habría que hacer es el traslado masivo, opción que el plan de emergencia señala siempre que "no procede".

Los daños principales que podría causar un peligroso accidente ocurrido en las plantas de Repsol Petróleo, Repsol Butano, Compañía Logística de Hidrocarburos (CLH) y Alcoa Inespal, las cuatro instalaciones que recoge el nuevo plan -una más que el de 2010, en el que no aparecía Alcoa-, son radiaciones térmicas o quemaduras de diferente grado; hemorragias internas o rotura de tímpanos a consecuencia de las ondas de sobrepresión; y diversas infecciones por concentraciones tóxicas, según las sustancias o productos propagados.

Ante cada una de las hipótesis accidentales que se pueden producir en las plantas -65 en Repsol Petróleo, 20 en Repsol Butano, 12 en CLH y una en Alcoa-, el Plan de Emergencia Exterior de A Grela-Bens actualizado no aconseja la evacuación de la población con más riesgo de sufrir daños tras producirse un accidente porque la gente trasladada estaría expuesta a concentraciones mayores de toxicidad de las que les afectarían si estuvieran encerrados o edificios o viviendas. "Esta medida [la evacuación] solo puede ser eficaz si se prevé un agravamiento de las condiciones durante un tiempo prolongado", apunta el informe.

Recurrir en último extremo a evacuar a la población requeriría además de una dotación de recursos más completa. Por un lado, transportes adecuados para llevar personas y herramientas o medios de primera necesidad. También podría ser preciso habilitar dependencias médicas y administrativas para controlar a las personas evacuadas.

El confinamiento en los núcleos de población próximos a las instalaciones industriales, lo que se denomina zona de alerta, es la medida principal que aconseja el protocolo de emergencia elaborado por la Xunta. Ello debe complementarse con otras medidas de autoprotección personal llevadas a la práctica por los propios vecinos. Quienes vivan muy próximos al polígono deben por tanto permanecer en sus domicilios o en otros edificios o recintos cercanos en el momento de anunciarse la adopción de la medida con el sistema de alerta. Así la población queda protegida de la sobrepresión, del impacto de proyectiles por posibles estallidos, de flujos de radiación térmica y de diferentes grados de toxicidad.

El alejamiento de la población de zonas expuestas a radiaciones, sobrepresión y concentraciones tóxicas a otras áreas más seguras es menos aconsejable por el plan de emergencia, entre otras razones porque obliga a reforzar la canalización del tráfico cuando ya ha sido limitado en la zona debido al supuesto accidente. De todos modos está justificado cuando el fenómeno peligroso se acentúa por la distancia o la presencia de obstáculos próximos o porque en la zona viven colectivos colectivos sensibles como niños, ancianos o personas con movilidad reducida.

Alejar a la población es más ventajoso que evacuarla, señala el protocolo de emergencia, porque se movilizan menos personas y quienes se trasladan pueden hacerlo por sus propios medios y no con vehículos especiales habilitados a zonas preparadas para prestar atención y cuidados.

El plan de emergencia actualizado aconseja también a la población que se familiarice con las medidas de protección personal dirigidas expresamente a los vecinos, aquellas actuaciones al alcance de cualquier ciudadano para contrarrestar los efectos adversos de accidentes.

En los últimos años ha habido más de un simulacro en las plantas de A Grela con participación ciudadana para comprobar la eficacia de las medidas de emergencia y la capacidad de respuesta de los vecinos ante el riesgo de los accidentes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 

esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine