La federación de autónomos alegó no entender el gallego al retirarle la Xunta una subvención

Expuso ante el Tribunal Superior indefensión al pedir la nulidad de la resolución de Traballo que le revocó una ayuda de 18.700 euros que le había otorgado en 2014

16.03.2016 | 00:44

La Consellería de Traballo, en una resolución de febrero de 2015, confirmó a la Federación de Autónomos de Galicia (Feaga) que le revocaba la subvención de 18.700 euros que le había otorgado inicialmente para sufragar los gastos de funcionamiento. A la federación le sentó mal que le quitasen la ayuda pero también que la Xunta se lo comunicase mediante un escrito en gallego y cuando presentó un recurso contencioso-administrativo alegó ante los magistrados, para pedir la nulidad de esa decisión, que al comunicarle la resolución solo en este idioma se le había generado "indefensión".

El presidente de Feaga, Francisco Javier Pérez Bello, está imputado en la Operación Zeta que investiga un posible fraude en el cobro de subvenciones por cursos de formación que presuntamente no se llegaron a ejecutar, el mismo caso, que por ejemplo, el empresario Gerardo Crespo.

El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG), en una sentencia emitida hace unas semanas, ha desestimado el recurso presentado por Feaga contra la decisión de la Consellería de Traballo de revocarle la ayuda y además le impone las costas, 1.500 euros.

El Alto Tribunal niega la indefensión, recuerda a la entidad que es una federación "gallega" y subraya el hecho de que con las alegaciones que presentó en la demanda demostró que "ha entendido perfectamente el motivo por el que se acuerda la revocación" y todos los argumentos, que estaban en gallego.. También le advierte de que existe una ley que establece el gallego "como lengua propia de Galicia" y lengua oficial de las instituciones.

"No consta que la parte recurrente hubiera solicitado la redacción y notificación en castellano de aquella resolución e incluso en ocasiones se ha dirigido en gallego a la Administración", añade el tribunal.

Traballo, al amparo de una orden de marzo de 2014, resolvió concederle a Feaga una subvención de 18.700 euros para gastos de funcionamiento aunque con la condición de la presentación, con fecha límite del 15 de noviembre de ese año, de una serie de documentos además de cumplir las obligaciones de las bases de la subvención, entre ellas estar al día en el pago de impuestos, pagos a la Seguridad Social y otros, es decir, no tener ninguna deuda.

Al mes siguiente la Xunta le revocó totalmente la ayuda porque después de analizar la documentación presentada constató que tenía deudas con Hacienda y con la Seguridad Social. Feaga recurrió la resolución y después acudió a los tribunales. En el juicio alegó, además del gallego, que le habían aplazado las deudas y que quince días después de la resolución de revocación pagó 2.894 y 1.584 euros a favor de la Agencia Tributaria así como 1.274 euros a la Seguridad Social. Agregó que no le dieron los certificados acreditativos de esos pagos hasta enero de 2015, por lo que imputó a la Administración de esta demora, que considera de "fuerza mayor".

El TSXG destaca que la propia federación reconoció que a 30 de diciembre de 2014 tenía deudas pendientes así que es cierto que existían tales deudas, por lo que la demora esgrimida "resulta irrelevante". El tribunal recuerda que en enero de este año se sentenció otro caso, en este caso a favor de Feaga, por impago de la Xunta de una ayuda de 49.0000 euros, y también se alegó que tenía deudas, pero estima que las circunstancias fueron diferentes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Javier de Toro, jefe del servicio de reumatología del Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña, responderá a preguntas de los lectores este jueves a las 11.30

 

 

esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine