Hace una Década

Una ansiada residencia en Os Rosales

El centro para mayores con pocos recursos El Remanso se inauguró en marzo de 2006 con lista de espera tras cinco años de esfuerzos de su impulsora, Carmen Rodríguez-Losada

27.03.2016 | 01:43
Inauguración del centro de Os Rosales, con Carmen Rodríguez-Losada en el centro, el 20 de marzo de 2006.

Cinco años de esfuerzo dieron al fin sus frutos el 20 de marzo de 2006. Ese día, la residencia El Remanso se convirtió en el hogar de 80 mayores sin recursos y, además, en el cuarto centro de acogida a personas necesitadas impulsado por la exreligiosa coruñesa Carmen Rodríguez-Losada, cuyo nombre lleva hoy una calle próxima a su último proyecto

Tras cinco años de gestiones de su promotora y con lista de espera desde hacía dos, la residencia para mayores con bajos ingresos promovida por Carmen Rodríguez-Losada en Os Rosales abrió sus puertas el 20 de marzo de 2006, hace ahora diez años. El centro contaba con plazas para 80 residentes, que fueron elegidos por una comisión en la que participaron el Ayuntamiento, Caixa Galicia y la Fundación Remanso, creada por la principal impulsora del proyecto y que dio nombre al geriátrico.

La oferta desbordó la demanda para el centro gerontológico, ubicado en la carretera de los Fuertes. El edificio se distribuyó en seis plantas, en las que repartieron las habitaciones de los residentes, una enfermería, una sala de rehabilitación, una sala de estar, una cocina y las dependencias de las monjas encargadas de administrar la residencia. Los apartamentos para los ancianos se construyeron con un vestíbulo, una sala, un dormitorio, un cuarto de baño y una terraza.

La residencia fue promovida por la Fundación Remanso y se construyó sobre una parcela de más de 6.000 metros cuadrados que cedió el Ayuntamiento en 2001. La construcción del inmueble requirió la inversión de 2,4 millones de euros. La falta de fondos motivó la paralización de las obras de la residencia durante varios meses en el año en que se consiguió el solar. Los trabajos pudieron reanudarse gracias a donativos anónimos de los vecinos. El siguiente problema llegó cuando el inmueble ya estaba terminado y había que costear su puesta en funcionamiento. Al final, la Xunta colaboró con 4.800 euros, la Diputación aportó 60.000 euros, Caixanova otros 60.000 y Caixa Galicia destinó 250.000 euros. La entidad financiera se había comprometido, además, a destinar al geriátrico 450.000 euros al mes para financiar las plazas ocupadas por las personas con menos recursos. El Ayuntamiento se comprometió a garantizar que los residentes recibiesen "la atención adecuada" y "el buen funcionamiento del centro".

Trayectoria solidaria

La residencia de Os Rosales supuso el cuarto centro de acogida a personas con pocos recursos impulsado por la exreligiosa Carmen Rodríguez-Losada Trulock. A sus ochenta y tres años, la benefactora -que había abandonado el convento a los cuarenta para cuidar a sus padres- había promovido la apertura del Hogar de Santa Lucía, el Hogar de Sor Eusebia y Raiola, además del geriátrico, al que dedicó tiempo y esfuerzo en los últimos años de su vida con el objetivo de lograr los fondos necesarios para llevarlo a cabo. El Ayuntamiento quiso reconocer la labor solidaria de Rodríguez-Losada y le dedicó una calle en Os Rosales, próxima a la residencia. La benefactora murió un año después, en junio de 2007.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 

esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine