Lavado de cara a la cubierta del tren

Adif renovará la cubierta de la estación por la corrosión y los daños de los temporales - Es la primera gran reforma desde su apertura en 1943

28.03.2016 | 20:25
Cubierta de la estación de ferrocarril de San Cristóbal.

La antigua cubierta de la estación de ferrocarril de San Cristóbal vivirá su primer gran lavado de cara desde que se inauguró allí por el 1943. Pese a las cinco reparaciones parciales que se realizaron desde la década de los 80, los técnicos de Adif, la sociedad que gestiona las infraestructuras ferroviarias, consideran necesaria la reparación de la instalación por los efectos de los temporales de los últimos años y la corrosión que ha afectado a los tejados.

En concreto, los trabajos, que costarán 1,73 millones de euros y se ejecutarán a lo largo de un año, consistirán en una restauración general de la estructura metálica, una sustitución del material de cubierta y una mejora el sistema de recogida de aguas pluviales. Los perfiles, uniones y tornillería corroídos o deformados por el esfuerzo serán sustituidos y se habilitará una nueva instalación de iluminación con luminarias de máxima eficiencia energética.

Aunque las obras de construcción de la futura estación intermodal de San Cristóbal deberían comenzar en los próximos años, desde Adif señalan que esta renovación será "respetuosa" con el futuro proyecto de la intermodal y que, al tratarse de una parte "diferenciada" podrá acometerse de forma independiente al resto de la obra. "Por la proximidad del mar, se hace necesaria una nueva intervención, para garantizar la durabilidad del edificio que, además, es un elemento protegido", señalan fuentes de Adif.

La terminal se empezó a construir en 1935 y, con la Guerra Civil de por medio, no pudo inaugurarse hasta 1943. La Guía de Arquitectura de A Coruña elaborada por el colegio de arquitectos (COAG) destaca que, al igual que otros apeaderos ferroviarios de la época, las vías están cubiertas con la habitual estructura metálica de grandes luces, en este caso, once arcos sobre soportes de fundición.

El plan general coruñés destaca precisamente como característica "singular" esta "gran marquesina que acoge las plataformas y el final de la vía, con un cuerpo longitudinal lateral". El estado de conservación, según la ficha, es bueno. Como es una estación término, el diseñador cerró su cara norte, "formalizando así la imagen final del edificio y su planta en forma de ele con torre en el ángulo", con una fachada de grandes piezas de granito del país sin desbastar, con forma almenada en la fachada de la plaza.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 

esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine