Un acusado admite haber abusado de una discapacitada y acepta dos años de cárcel

Reconoció que llamó a la víctima desde la ventana de su vivienda y la convenció para que subiese con la excusa de darle comida y ropa - Abusó de ella al menos tres veces

31.03.2016 | 02:09

Se asomaba a la ventana de su casa, situada en Arteixo, veía caminar a la víctima y la engañaba para que subiese prometiéndole regalarle comida o ropa. La mujer, que sufre una discapacidad psíquica de un 75% y está tutelada desde 2010 por la Fundación Galega para a Tutela de Adultos (Funga), accedió a entrar en el piso en al menos tres ocasiones. Una vez allí, era sometida a abusos sexuales. Así lo reconoció el propio procesado ante el juez de Penal 1 de A Coruña. El imputado aceptó ser condenado a dos años de prisión, pero no ingresará en la cárcel si no vuelve a delinquir en los próximos tres años

Un septuagenario reconoció ante el magistrado del Juzgado de lo Penal número 1 de A Coruña haber abusado de una discapacitada psíquica en, al menos, tres ocasiones. El procesado aceptó ser condenado a dos años de cárcel, pero no ingresará en prisión porque el juez decretó la suspensión de la pena por un plazo de tres años. Si durante ese tiempo el imputado volviese a delinquir, deberá cumplir los dos años de prisión impuestos por los abusos. El sospechoso admitió que el 13 de octubre de 2012, cuando tenía 75 años, se asomó a la ventana de su domicilio, situado en Arteixo, y vio pasar caminando a la víctima. Entonces, decidió contactar con ella y la invitó a subir con la excusa de darle comida y ropa.

La afectada, que padece una minusvalía por déficit intelectual del 75%, aceptó la propuesta del sospechoso. Una vez que entró en la vivienda, el condenado mantuvo con ella una "breve conversación" para, a continuación, desnudarla de cintura para abajo. El juez indica en la sentencia que el procesado le realizó tocamientos a la víctima sin su consentimiento hasta que la mujer comenzó a gritar. El condenado afirmó que la dejó vestirse y abandonar el inmueble cuando pidió auxilio.

El imputado reconoció que los abusos sexuales se repitieron en, al menos, dos ocasiones durante el mes de octubre de 2012. El modus operandi del septuagenario fue el mismo: cuando veía pasar por delante de su casa a la mujer, la llamaba y la convencía con cualquier excusa para que subiese al inmueble, donde le realizaba tocamientos. La Fiscalía reclamaba en su escrito de calificación que el sospechoso fuese sentenciado a tres años de cárcel, mientras que su defensa demandaba su libre absolución. Las partes, sin embargo, llegaron a un acuerdo antes del juicio y solicitaron al juez que dictase sentencia de conformidad en la sala. La vista, por tanto, no se celebró. El titular de Penal 1 de A Coruña, además de dos años de prisión por cometer un delito continuado de abuso sexual, le impuso la prohibición de comunicarse con la víctima y acercarse a menos de 500 metros de ella durante un periodo de tres años.

El magistrado tuvo en cuenta, tal y como solicitaron la defensa del acusado y la Fiscalía, la atenuante de dilaciones indebidas, ya que los hechos sucedieron en 2012 y el procedimiento judicial se retrasó por causas ajenas al sospechoso. Contra el fallo no cabe recurso porque fue dictado bajo la conformidad de todas las partes implicadas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 

esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine