Marcos Samaniego Arquitecto y presidente de O Mural, asociación que promovió la declaración del mural de Lugrís como Bien de Interés Cultural

"La calidad artística del mural de Urbano Lugrís en la calle Real es indiscutible"

"Tendremos que estudiar por qué vías pedimos que las otras dos obras de Lugrís sean bien cultural" - "La de la calle Olmos es como si fuese su Capilla Sixtina"

01.04.2016 | 16:24
Marcos Samaniego, en el centro, con miembros de In Nave Civitas.

El presidente de la asociación O Mural, Marcos Samaniego, reivindica la protección no solo de la obra de Lugrís en la calle Real, sino también de sus pinturas en la calle Álvaro Cebreiro y Olmos.

-La Dirección Xeral de Patrimonio Cultural ha iniciado los trámites para declarar el mural de Lugrís de la calle Real como Bien de Interés Cultural, ¿qué significa ese proceso?

-El proceso es la incoación del expediente de Bien de Interés Cultural (BIC) y, desde este mismo momento, se aplican de manera provisional e inmediata las medidas de protección que establece esta catalogación. Es de manera provisional porque si, finalmente, deciden no declararlo BIC, esta protección se pierde. No veo ningún argumento para no declararlo BIC, igual que no lo veía desde hace seis años para no iniciar este procedimiento.

-¿Por qué cree que no se iniciaron estos trámites por parte de la Administración?

-Por la burocracia y por la propiedad del local.

-¿Puede pasar que, a pesar de que el mural tenga este nivel de protección ahora, siga igual?

-Hace un par de años que, a raíz de nuestra iniciativa, el mural fue catalogado y ahí se pretendió cerrar el tema. En Patrimonio pidieron informes y, a pesar de que todos fueron favorables, no se llegó a iniciar el proceso de declaración BIC. En ese punto, nosotros decidimos poner un contencioso-administrativo, a raíz de ahí se incluyó en el catálogo del Plan Especial de Protección y Reforma Interior (Pepri) de la Ciudad Vieja y Pescadería, así que tenía la misma protección que una medianera o una galería. Queremos que se declare BIC para poder garantizar la protección y el acceso del público. Ahora está la persiana cerrada, nadie sabe qué pasa dentro, se está deteriorando porque hay humedades y nadie puede hacer nada, ni siquiera visitarlo para comprobar que esté bien.

-En alguna ocasión se habló de la posibilidad de retirar el mural de esa pared para instalarlo en otro lugar en el que su conservación fuese más fácil, ¿se contempla esa alternativa?

-Van a tener la obligación de conservarlo, así que no podrá estar expuesto al deterioro. Si su emplazamiento actual no garantiza su protección o lo hace especialmente complejo, habrá que tomar medidas. Para mí lo ideal siempre es conservarlo en su lugar de origen.

-¿Qué plazos hay para tener una resolución definitiva sobre el mural de Lugrís?

-Se abrió un plazo de información pública de un mes, para que los interesados puedan examinar el expediente y alegar si lo estiman conveniente. No sé las alegaciones que puede haber, pero es indiscutible su calidad artística.

-No es el único mural de Lugrís que está en esta situación de desprotección, ¿verdad?

-Nosotros cuando solicitamos la declaración BIC lo hicimos para el conjunto de la obra, pero esta incoación de la declaración BIC solo recoge el mural de la calle Real.

-Y ahora para conseguir que se incoe otro expediente para los otros dos murales, ¿tienen que presentar otro contencioso?

-Tendremos que estudiar por qué vías lo solicitamos. Tendremos que continuar para intentar proteger aquello que consideramos que tiene un valor suficiente para ser declarado BIC.

-Y todo esto, ¿solo con fondos propios de la asociación?

-Sí, todo lo financiamos nosotros de nuestro bolsillo.

-¿Por qué son menos conocidos estos dos murales que el de la calle Real?

-El que está en el antiguo café Vecchio tiene unas dimensiones considerables y se veía perfectamente desde la calle Real; es lógico que tuviese mucha más presencia que el de la calle Olmos que, en cuanto a obra, es como si fuese la Capilla Sixtina de Urbano Lugrís, por el formato que tiene abovedado, las paredes... Lo que pasa es que es un restaurante, hay que entrar y es normal que no tenga tanta presencia hacia el exterior. En el caso del de la antigua calle General Mola, está en un patio de una primera planta, estuvo muchos años a la intemperie, se ha lavado la pintura, así que está bastante deteriorado y es más complicado acceder a él.

-¿Con el cambio de gobierno en el Concello, han tenido algún tipo de acercamiento para que la defensa del legado de Lugrís no tenga que partir solo de la iniciativa privada?

-El concejal de Culturas, José Manuel Sande, nos dijo que iba a hablar con los propietarios, pero la última vez que hablamos aún no lo había hecho.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 

esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine