El distrito universitario de Os Mallos: un proyecto común

03.04.2016 | 01:52

Esta semana se cumplieron dos años de la presentación en el Concello de la propuesta de Distrito Universitario en el barrio de Os Mallos. El proyecto, del que formé parte desde sus inicios, no es fruto de una idea de despacho, sino que surge del impulso de vecinos, comerciantes y hosteleros del barrio, y cuenta con el apoyo de la asociación de estudiantes IESGA y del que en su momento era el equipo de gobierno de la universidad. El plan no parte de la nada. Las sinergias entre la UDC y el barrio son claras y la oportunidad de canalizarlas para que ayuden a la conservación del tejido residencial y comercial del barrio no se puede dejar escapar.

La cercanía de las estaciones de tren y autobús, y la presencia de líneas de transporte público que unen Os Mallos con el Campus hacen que ya cuente con una importante presencia de estudiantes residiendo en el barrio. La existencia de las ayudas del Plan Estatal de Vivienda era la excusa perfecta para lograr la financiación necesaria en un barrio en el que los costes de compra y rehabilitación son mucho menores que en el centro de la ciudad. La apuesta del proyecto por la recuperación de las arquitecturas de los años 30, 40 y 50, entre las que se encuentran pequeñas joyas de arquitectos como González Villar o Antonio Tenreiro, aportaba al debate la necesidad de entender que el patrimonio de la ciudad va más allá de sus zonas históricas.

En paralelo a nuestra propuesta, surge una idea similar en el barrio del Orzán, que en cualquier caso no ha logrado contar públicamente con los apoyos sociales con los que si contó y cuenta la propuesta del Distrito Mallos; un hecho posiblemente motivado por la escasa implicación de los vecinos y comerciantes del barrio en la génesis del proyecto. Mi experiencia en la elaboración de planes especiales para ámbitos históricos, entre los cuales se encuentra el propio Plan Especial de la Ciudad Vieja y Pescadería de A Coruña, me demuestra que la solución para revitalizar zonas históricas degradadas no pasa por su rehabilitación para usos residenciales temporales o coyunturales (residencias de estudiantes o pisos universitarios), sino por mantener la población existente y atraer a nueva población que fije su residencia, o sus negocios, en la zona.

El proyecto del Distrito Universitario no ve en los estudiantes un negocio, sino la oportunidad de que sean los propios vecinos y comerciantes de Os Mallos los que puedan gestionar el futuro de su barrio. Implicación, voluntad e ilusión por su parte no falta, ahora es necesario que las administraciones den un paso al frente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 

esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine