Vetos y accesos en la Marina peatonal

El tráfico ha quedado restringido hoy desde las 11.15h entre la Autoridad Portuaria y el jardín de San Carlos, por donde solo podrán circular buses, taxis y residentes a 20 kilómetros por hora - Consulta la nueva ordenación de la circulación en la zona

08.04.2016 | 13:27

La Marina entra hoy en un nuevo ciclo urbanístico, en una era peatonal casi al 100%. Los vehículos rugirán bajo tierra y los peatones pasearán con muchas menos barreras motorizadas más cerca del mar. La restricción del tráfico que el Gobierno de Marea establece desde hoy supone la culminación del ambicioso proyecto puesto en marcha por el Ejecutivo del PP con la circulación limitada por la superficie de la Marina entre la Autoridad Portuaria y el jardín de San Carlos, un tramo por el que desde las 11.15h solo el transporte público (buses y taxis), vehículos de carga y descarga y los coches de los residentes podrán transitar, y con un límite de 20 kilómetros por hora.

Los coruñeses deben tener muy presentes los puntos clave para la circulación en toda la zona, especialmente los accesos, y los visitantes al volante han de prestar más atención a las señales y paneles informativos para no confundirse al aproximarse a la nueva Marina.

Una rotonda frente al edificio del Puerto señala un extremo de la zona restringida. En principio no habrá cámaras para leer matrículas y controlar el acceso de coches a la Marina sino un dispositivo policial. Muy cerca se mantiene operativa la salida del aparcamiento subterráneo junto al teatro Colón.

Desde la sede portuaria hasta Puerta Real el tráfico tiene la restricción general, aunque se permitirá el paso a vecinos residentes en la avenida de Montoto y a vehículos con autorización que necesiten acceder a las calles Real o Riego de Agua para actividad comercial.

La confluencia de la avenida Montoto, la calle María Barbeito y el paseo de la Dársena veta el tráfico a los coches privados. La parada de taxis cambia de Puerta Real al paseo de la Dársena. En la zona está una de las bocas del parking subterráneo de O Parrote, por la que a partir de ahora los usuarios solo podrán salir; para entrar tendrán que hacerlo por el interior del túnel de O Parrote que entró en servicio la semana pasada o por el acceso al mismo situado junto a La Solana.

Los conductores que quieran acceder a la Ciudad Vieja solo podrán hacerlo por la calle Parrote, frente al hotel Finisterre, y los que salgan han de tomar la calle Tabernas o el paseo de O Parrote junto al jardín de San Carlos en dirección al castillo de San Antón. En el otro extremo del casco histórico cambiará a partir de la próxima semana el sentido de la circulación en Nuestra Señora del Rosario, que pasa a ser de bajada. La calle Maestranza tendrá solo un sentido porque es estacionamiento será en batería.

Los residentes en el paseo de la Dársena podrán moverse en sus coches hacia sus casas desde la calle Tabernas, aunque para salir de sus garajes no podrán dirigirse hacia Puerta Real sino hacia el castillo de San Antón.

Por las zonas ahora restringidas de la nueva Marina podrán también pasar vehículos de mudanzas, de obra y de servicios especiales, que deberán solicitar permiso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 

esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine