El mejor emprendedor de Holanda

El coruñés Gonzalo Fernández irá a la final mundial del mejor estudiante emprendedor, con el proyecto BeCiclos, en el que da una segunda oportunidad a bicicletas y trabajadores

10.04.2016 | 08:46

Les dan otra oportunidad a las bicicletas que la gente abandona en Holanda y también a las manos que las arreglan porque, según cuenta el estudiante coruñés Gonzalo Fernández, algunas no han tenido una vida fácil. El proyecto BeCiclos, que nació como un trabajo de clase, le ha valido a este joven el galardón de Mejor Estudiante Emprendedor de Holanda de 2016 que le sirve, además, de pase para la final mundial que se celebrará en Hong Kong en mayo.

Ahí se reunirán medio centenar de promotores de ideas empresariales y competirán por el título de Mejor Estudiante Emprendedor del Mundo. Gonzalo Fernández es el que se lleva el galardón, el encargado de hacer la presentación ante el jurado, aunque asegura que la experiencia no lleva solo su nombre, sino que es un trabajo a ocho manos, las que ponen también sus compañeros Ana Larrea, Daniel Viana y Saskia Schrijnen.

Hace poco más de un año era simplemente un proyecto de clase, un trabajo que tenían que hacer para aprobar y, ahora, es ya una parte muy importante de sus vidas. Con el paso de los meses se han cambiado de nave, tienen una de 1.500 metros cuadrados, han ampliado la plantilla y han dado una segunda oportunidad a cientos de bicicletas condenadas a ser destruidas.

Volver a España no entra todavía en los planes de Gonzalo Fernández, le han dado plaza en un máster "muy bueno" y que quería hacer, así que, su futuro pasa por quedarse un poco más en Holanda. Sobre si habría tenido las mismas facilidades si quisiese iniciar el proyecto BeCiclos en España, no lo tiene muy claro.

En Holanda, las empresas que les venden los materiales para que sus empleados puedan reconstruir las bicicletas flexibilizan los pagos y les dieron facilidades desde el primer momento para que pudiesen iniciar el proyecto de reconstruir las bicis abandonadas para ser adoptadas por otras familias y tener una nueva vida en la carretera. Tienen también ayuda de "mentores", personas que se han dedicado al mundo empresarial y que, ahora, se han retirado y dedican parte de su tiempo a asesorar a los jóvenes que quieren hacer realidad sus sueños.

Su objetivo no es solo cambiar la manera en la que las personas se mueven por las ciudades, apostando por la bicicleta, sino también apostar por las segundas oportunidades, no en vano, sus trabajadores son personas que están en programas de reinserción social, bien porque tienen alguna discapacidad o porque han estado en la cárcel o porque el mundo laboral nunca les admitió.

Ahora Beciclos va creciendo y las bicicletas salen ya de las fronteras de Holanda y España y han llegado a Italia, Francia y Suiza y, el siguiente paso, según explica Gonzalo, es el de crear una escuela que abra la puerta laboral a todas esas personas que hasta ahora se la han encontrado cerrada. "Nosotros no tenemos trabajo para emplear a veinte personas, pero sí que podemos enseñarles a arreglar bicicletas", explica Gonzalo Fernández.

El premio de Mejor Estudiante Emprendedor de Holanda ha reportado a las arcas de BeCiclos 2.500 euros y, ahora, le pone en la carrera para la final mundial, en la que el galardón asciende a 20.000 euros y ofrece la oportunidad de explicar el proyecto a empresarios de todo el mundo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 

esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine