"Prefiero Wismichu al reguetón"

El espectáculo del 'youtuber' coruñés dirigido a adolescentes que fue criticado por padres en Santa Cruz de Tenerife por su contenido sexual triunfa en el teatro Colón

17.04.2016 | 08:53
El ´youtuber´ coruñés Wismichu, ayer, durante su actuación en el teatro Colón.

El coruñés Ismael Prego, conocido como Wismichu, uno de los 'youtuber' más seguidos en las redes sociales, llenó ayer el teatro Colón y no defraudó. Los adolescentes, solos o acompañados por sus familiares, disfrutaron del humor del coruñés y defendieron que en el espectáculo, criticado en Tenerife por su contenido sexual, no hay "nada" que no se vea en los vídeos de Wismichu, que tiene cuatro millones de suscriptores en YouTube. "Es igual que en los vídeos, Wismichu es así", defendía una de sus seguidoras al salir del 'show'. A una madre le gustó "tanto" que acabó comprándose una camiseta del 'youtuber'

"Prefiero que a mi hija le guste Wismichu que el reguetón", asevera Susana Patiño, una de las madres que espera en la puerta del teatro Colón a que su hija Xiana, de 12 años, salga del espectáculo del youtuber Wismichu. Fue la primera actuación del coruñés en su ciudad tras la polémica que rodeó al espectáculo durante su presentación en Santa Cruz de Tenerife. Algunos de los padres asistentes en Canarias denunciaron el contenido sexual del show Hay un Wismichu en mí, que ayer mostró en A Coruña.

"Si los dejamos venir es porque sabemos lo que ven en internet. Vemos los vídeos que hace y sabemos que van de palabrotas. Igual no deberían verlo mucho, pero les encanta y creo que es peor taparlo", interviene Olga, otra de las madres de un niño de 10 años que prefiere no dar su apellido. "Estoy totalmente de acuerdo, no es nada que no vean en la calle todos los días. Es una chorrada como cualquier otra. Hay inquisidores por todos los lados", opina Patiño, quien asegura que le sorprendió que exigiesen firmar una autorización a los padres que dejaron asistir a sus hijos menores de 18 años solos al espectáculo. "Son chorradas de la gente. ¡Madre mía, si nos vamos a asustar ahora por esto...!", exclama la madre de Xiana, a quien le parece "estupendo" que su hija le pida que la lleve al teatro. "Es que no se lo puedes prohibir. A mi hijo le encanta. Ya vino el año pasado y se compró la mochila de Wismichu. Hasta fuimos al aeropuerto a ver si lo veía, pero no hubo suerte. Hoy se compró la camiseta", añade Olga.

En cuanto se abren las puertas del Colón los centenares de adolescentes que llenaron el teatro salen felices. "Fue genial, muy gracioso, para echarse unas risas. La madre que dijo que no había podido dormir es una exagerada, es imposible que no te guste nada. Si no te gusta una parte, te gusta otra", comentan Susana Andrade, de 17 años, y Xelo Prado, de 16. "Estuvimos muy bien, es todo falso, pueden venir chavales porque se lo pasarían bien. Es igual que en los vídeos, Wismichu es así", dice Sofía Varela, de 15 años. Anxo Baños, de 16, defiende que cada uno tenga "el humor que quiera", al tiempo que acusa de "mentir" a la mujer canaria que dijo estar "traumatizada" por el espectáculo. "Si les dejan ver los vídeos a los niños, pueden venir perfectamente", asegura. A Anxo lo que más le gustó del espectáculo fue "lo del bocadillo vegetal de atún" que Wismichu pedía una y otra vez y no lo entendían, mientras que a su amiga Noemí Vicente, de 16 años, le llamó la atención la representación de la novela que una chica escribió sobre el coruñés. A Eva Méndez, de 15, y a Víctor Garrote, de 16, al igual que a la mayoría de los asistentes, les cautivó el final del show. "Fue un discurso de motivación a favor del humor", indica Víctor. "Sí, defendió la libertad de expresión", explica Anxo.

Los adolescentes que salían del Colón bromeaban sobre "la madre de Tenerife", que fue una de las personas que denunció que el espectáculo no es adecuado para menores por su contenido sexual. "Si le traumatiza esto debería saber el tipo de vídeos que ve su hijo. Es culpa de la madre porque Wismichu hace lo mismo que en los vídeos. Si no los vio antes de ir al teatro es su problema", opina Ana Espiñeira, de 14 años. "Te lo tienes que tomar con humor. Son bromas, a mí me gustó mucho", comenta Zaira Freire, de 14 años. Su amigo Alejandro Lema, de 15 años, cuenta que el final fue una de las mejores partes del espectáculo porque el youtuber subió a su familia al escenario y rompió a llorar cuando abrazó a su abuelo.

"No ofende a nadie. Me lo pasé muy bien, me reí un montón. Se ríe de él mismo", cuenta Irene Villar, la madre de Lara Touriñán, de 14 años, tras asistir al espectáculo. "Es para todos los públicos, no se ve nada. Me gustó tanto que voy a ver los vídeos y le recomiendo a otras madres que los vean. Hasta me compré una camiseta", cuenta mientras abre su bolso para enseñarla. Villar y su hija comentan que una madre "miró mal" a Wismichu cuando bromeaba sobre la masturbación. "Debe controlar lo que su hijo ve en internet si no quiere que vea este tipo de vídeos", aseguran que le espetó el youtuber coruñés.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Javier de Toro, jefe del servicio de reumatología del Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña, responderá a preguntas de los lectores este jueves a las 11.30

 

 

esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine