Emalcsa construirá dos grandes depósitos en Alvedro para reforzar la red de suministro

La inversión, que se licita por más de 2,6 millones de euros, quiere garantizar la regulación del agua frente a averías e imprevistos y supondrá la culminación del plan para asegurar la distribución

19.04.2016 | 15:05
Obras de reparación de una avería en una tubería en la ronda de Outeiro en 2014.

Claves

  • Plan de refuerzo. Emalcsa completará el plan de garantías de la red de suministro de agua con la construcción de dos grandes depósitos en Alvedro para asegurar el abastecimiento a la ciudad y parte de la comarca
  • Proyecto. La construcción de los tanques de cabecera es un plan complejo que se licita por 2,18 millones sin IVA. Comprende excavaciones, movimiento de tierras y red de tuberías
  • Finalidad. Con los nuevos tanques, la red garantiza reserva suficiente en caso de averías y fuertes sequías o cuando sea necesario interrumpir el suministro. Refuerza los depósitos de Monte Mero y el desdoble de la canalización general desde A Telva

El plan de refuerzo de la red de suministro de agua de la ciudad y parte de la comarca comprende al menos cuatro fases, la última de ellas la construcción de dos depósitos de gran capacidad en Alvedro que Emalcsa acaba de licitar con un presupuesto de 2,18 millones de euros sin IVA. El proyecto surgió en 2008 debido a una seria sequía y se ha ido posponiendo tras las construcciones de los dos tanques de Monte Mero y una conducción en O Portazgo y la adjudicación del desdoblamiento de la canalización general de entrada a la ciudad. La finalidad de los futuros tanques de cabecera, explican desde Emalcsa, es garantizar el abastecimiento en caso de percances y averías en la red, ya que será un tanque raíz conectado a todos los que hay en la ciudad

Emalcsa acaba de sacar a licitación la obra de construcción en Alvedro de dos depósitos de gran capacidad con los que reforzará la red de suministro de agua de toda la ciudad y parte de la comarca. El presupuesto del proyecto, que comprende excavaciones y movimientos de tierra y la instalación de un sistema de tuberías además de la construcción de los dos tanques de cabecera, es de 2,6 millones de euros.

Con esta licitación, Emalcsa prevé completar un plan estratégico diseñado desde hace ocho años con el propósito de garantizar la regulación y distribución del agua frente a posibles averías e imprevistos en el suministro. Las consecuencias de cualquier percance que obligase a afrontar complejas y largas reparaciones o a cortar temporalmente el abastecimiento serían contrarrestadas por el servicio de los dos nuevos depósitos, que surtirían a toda la red de tanques de la ciudad cuya agua llega a los hogares e industrias.

La construcción de estos depósitos de alta capacidad es una obra "compleja" y "gran importancia", resaltan fuentes oficiales de Emalcsa, que no precisan aún los plazos de ejecución de la infraestructura. Prueba de la relevancia y la dificultad del proyecto son las condiciones del propio concurso público, al que puede presentarse cualquier aspirante, pero que deberá superar un corte técnico y demostrar su capacidad de ejecución para optar a la adjudicación del contrato.

La culminación del plan de refuerzo y garantías del suministro de agua supondrá la creación de dos tanques de cabecera ubicados en Alvedro con reserva suficiente similares a los otros dos que hay en Monte Mero, construidos en los últimos años y que todavía están sin uso, cuya obra fue la primera etapa del proceso.

Emalcsa llevó a cabo a continuación los trabajos de una nueva conducción del abastecimiento desde O Portazgo con la instalación de tuberías y a comienzos de este año sacó a concurso el tercer capítulo del proyecto, el desdoblamiento de la canalización principal de entrada a la ciudad en una primera fase, de Monte Mero a Ponte de Pedra, una alternativa a la conducción general desde la estación de tratamiento de agua potable de A Telva, en Cambre.

Este proyecto, también de gran complejidad, fue anunciado por el anterior alcalde, Carlos Negreira, en marzo pasado, a dos meses de las elecciones municipales, y ya ha sido adjudicado, apuntan desde Emalcsa. Tiene otras dos fases de trabajos aún sin fecha prevista, que se desarrollarían en Alfonso Molina y en la zona de la Universidad Laboral. Toda esta inversión supera los ocho millones de euros, según cifró el Gobierno local anterior.

La necesidad de construir dos nuevos depósitos raíces de la red de agua surgió a partir de 2008, un año muy seco en el que los niveles del embalse de Cecebre fueron alarmantemente bajos y se llegaron a producir restricciones en el consumo en la ciudad y la comarca. La empresa municipal de aguas planteó la solución de disponer de uno o más tanques de gran capacidad con los que garantizar la distribución ante cualquier contingencia y dirigió su plan a Alvedro.

El proyecto rebajó su urgencia cuando Emalcsa pudo asegurar el refuerzo de la red mediante una conexión de agua potable al embalse de Meirama hace tres años, antes de que se llenase el lago artificial de la mina, aunque nunca llegó a descartar la construcción de los depósitos. Ahora esta obra sale a concurso con una inversión que superará ampliamente, ya con impuestos, los dos millones de euros. Funcionarán de forma constante, afirman fuentes de Emalcsa, almacenando y distribuyendo agua en conexión con el resto de tanques a la ciudad y concellos como Cambre, Oleiros y Culleredo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 

esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine