La promotora de Tabacos renuncia a la licencia actual para construir dos edificios

Pide otro permiso con arreglo al plan general de 2013 pero Urbanismo responde que tendrá que iniciar el trámite de un nuevo expediente

22.04.2016 | 01:40
Estado de las obras de un edificio en Ramón y Cajal.

La promotora de los edificios privados de la Fábrica de Tabacos, con permiso para construir desde 2007, renuncia a la licencia de los inmuebles en estado embrionario que asomaban en dos de los tres solares por los que el grupo San José pagó a Altadis 79,3 millones de euros. El Concello acepta el desistimiento pero rechaza otorgarle directamente, como pedía la empresa, una licencia adaptada al nuevo plan general. Si quiere levantar los inmuebles, tendrá que presentar un nuevo proyecto.

La Junta de Gobierno Local aceptó ayer la renuncia a la licencia solicitada por Udralar SL, una antigua filial del grupo San José que, engullido por la crisis, acabó por ceder todo su negocio inmobiliario a los bancos para refinanciar su deuda. El conglomerado había apostado muy fuerte por esos terrenos, pagando el doble del precio inicial que había puesto Altadis, multinacional que cerró la cigarrera en el 2000.

En el lugar, finalmente solo se levantaron pisos protegidos en los dos solares en manos del Concello. Había tres privados, todos de San José: uno hacia a la avenida de Oza y otros dos a Ramón y Cajal (80 pisos), para los que se ha solicitado la renuncia. A pesar de las dificultades para construir, nunca renunciaron a ello. De hecho, el pasado otoño el Concello informó, ante el retorno esporádico de algunos obreros al lugar, que la Administración había iniciado un expediente de caducidad varias veces pero que este nunca se llegó a cerrar porque la promotora demostró su intención de edificar con acciones como el vallado o el tímido avance de la obra. Esto impedía, según la jurisprudencia, declarar expirado el permiso.

Udralar renuncia a la licencia pero no a construir en unos terrenos que siguen siendo interesantes, próximos a una zona del puerto que, tras el traslado a Langosteira, tendrá contacto con el mar y con la nueva sede judicial. La empresa ha solicitado sin éxito al Concello "adaptar" la licencia al plan general, pero el área de Rexeneración Urbana considera que hay que pedir una nueva, con un nuevo proyecto actualizado no solo en cuanto al plan general sino también a otras normativas urbanísticas como las de accesibilidad y el código de edificación. Tendría que tramitar un nuevo expediente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 

esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine