La recuperación del litoral El plan de los ayuntamientos

Un plan con horizonte en 2019

El Concello de A Coruña y el Consorcio As Mariñas diseñan una estrategia de recuperación de la ría en el terreno ambiental y su aprovechamiento social y económico

05.05.2016 | 15:29
Grupo de cisnes en una de las riberas de la ría de O Burgo, a la altura del paseo marítimo del municipio de Culleredo.

Las acciones

  • Vertidos. La eliminación de todos los puntos de vertido existentes en las riberas deberá estar completada a finales del próximo año, según el plan establecido
  • Protección legal. La Mesa de Recuperación Ambiental tendrá que decidir el próximo mes de febrero qué figura legal protegerá la ría, que estará aprobada en marzo de 2018
  • Intrusos. Un mapa localizará el próximo marzo las plantas y animales invasores en la ría y su entorno, mientras que su erradicación se completará antes del final de 2018
  • Conservación. El próximo mes de marzo estará listo el plan de conservación y manejo de la ría y en diciembre la estrategia de turismo sostenible para este espacio
  • Comunicación. Los municipios ribereños desarrollarán una campaña para promocionar los valores ambientales de la ría y la cuenca del Mero, aunque sin plazos
  • Movilidad. En enero de 2019 tendrá que haber conexión a pie y en bicicleta entre los espacios naturales protegidos de la ría de O Burgo y la cuenca del Mero

El año 2019 es el límite temporal establecido por los alcaldes de la comarca para la conclusión del plan de recuperación de la ría de O Burgo, según acordaron en la reunión celebrada el mes pasado en el Pazo de Mariñán. Durante este año y los dos siguientes deberán realizarse actuaciones en los campos legal, ambiental, turístico, informativo y de movilidad. La Mesa de Recuperación Ambiental de la Ría de O Burgo y Cuenca del Río Mero será la encargada de dirigir esta iniciativa, para lo que contará con el respaldo del Concello coruñés y los integrados en el Consorcio As Mariñas

La reunión de alcaldes del área metropolitana coruñesa celebrada el pasado día 21 de abril en el Pazo de Mariñán dio el visto bueno a un plan de acción para la ría de O Burgo que se desarrollará mediante tres líneas de actuación y cuya conclusión está programada para comienzos de 2019. Si las iniciativas contenidas en este documento se llevan finalmente a cabo, la transformación de este espacio natural será notable, aunque para ello será preciso cumplir el calendario de actuaciones previsto por el Ayuntamiento coruñés y el Consorcio As Mariñas.

La eliminación de los puntos de vertido en todos los municipios ribereños, una de las reivindicaciones históricas en la comarca a causa de los frecuentes episodios de este tipo en los últimos años, está programada para diciembre de 2017, aunque para febrero de ese mismo año debe estar decidida ya cuál será la figura legal mediante la que se establecerá la protección y conservación de la ría, así como los estudios técnicos preliminares para su aprobación.

En marzo del año próximo también tendrá que estar elaborado un mapa de las especies vegetales y animales invasoras en las riberas del Mero, así como en el entorno de la ría. Esta acción irá acompañada de un plan para la erradicación de esas especies que tendrá que ponerse en marcha entre junio de 2017 y diciembre de 2018.

Para marzo de ese último año se prevé contar con un plan de conservación y manejo de la ría, así como con la declaración de espacio protegido de acuerdo con la fórmula legal más conveniente. En diciembre de 2018 se proyecta disponer de una estrategia de turismo sostenible integrada para este entorno, mientras que para enero de 2019 se espera lograr la conexión peatonal y en bicicleta de los espacios naturales comprendidos entre la ría y la cuenca del Mero. A estas iniciativas se sumará, sin un plazo temporal concreto, el desarrollo de una campaña de comunicación que dé a conocer el valor ambiental de la ría y el entorno del Mero.

El plan debe ser aplicado por la Mesa de Recuperación Ambiental de la Ría de O Burgo y Cuenca del Río Mero, de la que forman parte los ayuntamientos de A Coruña, Abegondo, Arteixo, Bergondo, Betanzos, Cambre, Carral, Culleredo, Oleiros y Sada. Esta plataforma municipal acordó además incluir en sus reuniones técnicas a especialistas en la materia de la Reserva de la Biosfera Mariñas Coruñesas e Terras do Mandeo siempre que se considere necesario y la coordinación de los trabajos le fue encomendada al representante de Culleredo, mientras que el de A Coruña actuará como su suplente.

Asesoramiento

Los alcaldes acordaron también la creación de un comité científico que les asesore durante la realización del dragado de lodos que debe efectuar el Ministerio de Fomento y realizar un seguimiento de esta intervención. Otro de los acuerdos adoptados fue el respaldo a una política urbanística en las riberas de la ría que garantice su conservación ambiental, así como la búsqueda de financiación e investigación que aprovechen experiencias llevadas a cabo en otros lugares para la promoción de espacios naturales, en particular de zonas húmedas como la ría de O Burgo.

La mesa se reunirá en función del calendario fijado para el cumplimiento de los objetivos y su composición variará de acuerdo con el tipo de asuntos que se traten en cada una de las sesiones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 

esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine