Crítica

Espectáculo audiovisual

29.05.2016 | 01:47

Son es, sobre todo, un espectáculo audiovisual. En realidad, el público asistente, que abarrotó el Rosalía, no tuvo información alguna acerca del contenido del ballet. En el acceso a la sala, se repartió un díptico con un escrito de Jon Maia Sein, director de Kukai, una compañía vasca de danza; pero nada tenía que ver con la representación, ni contenía referencia alguna sobre ella. De manera que se asistió a un espectáculo de pura contemplación y escucha. Sin duda, es válida la mera complacencia estética. Disfrutar con una partitura singular que mezcla músicas del norte -gallegas- y del sur -andaluzas-, como el propio compositor coruñés, Sergio Moure, manifestó en reciente entrevista; y también diversos elementos de producción de sonido, con un criterio ecléctico: instrumentos tradicionales y otros propios de la orquesta sinfónica -sobre todo, percusivos-, cintas, sonidos electrónicos, ruidos e incluso la voz humana. Por lo que se refiere a lo visual, el ballet contemporáneo es igualmente ecléctico y toma elementos del ballet clásico, de la danza popular, del mimo, de lo gimnástico; incluso, de las artes plásticas: lo pictórico, lo escultórico. Sobre todo de esto último porque en realidad el ballet Son sí tiene un argumento. En la mencionada entrevista, Jaime Pablo Díaz explicaba que la obra "ten un guión, un principio e un final" y que su protagonista es un escultor. Son en total diez cuadros y hora y media de duración. El público fue entrando poco a poco en la representación y pronto comenzó a aplaudir los finales de los cuadros. En la conclusión, se puso en pie y hubo grandes aplausos, exclamaciones, gritos y hasta silbidos (que hoy ya no se entienden como manifestaciones de reprobación). Un gran éxito. Acertados, los bailarines; notable coreografía; muy buenas escenografía e iluminación. Interesante, la fusión musical que ha realizado Moure, un excelente compositor profesional. En muchos momentos, Son trajo a mi memoria el lejano recuerdo de la compañía de ballet, Anexa, de San Sebastián, que realizó dos montajes en este teatro durante el mes de julio de 1972 y que luego desapareció sin dejar rastro? ¿O lo dejó?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 

esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine