Si no lo leo no lo creo

Arsenio Fernández de Mesa no quiere a nadie detrás cuando participa en un acto en el cuartel de Lonzas

23.06.2016 | 02:06

El director general de la Guardia Civil, el ferrolano Arsenio Fernández de Mesa, ha puesto en práctica una curiosa norma: no quiere a nadie detrás cuando preside un acto en el patio del cuartel de Lonzas. Su deseo obligó ayer a convertir el portal y las escaleras de un edificio de viviendas en un improvisado salón de prensa, donde debieron refugiarse los periodistas de las emisoras de radio para captar el sonido de la megafonía, situada detrás del director de la Guardia Civil, sin perturbar a Fernández de Mesa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Javier de Toro, jefe del servicio de reumatología del Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña, responderá a preguntas de los lectores este jueves a las 11.30

 

 

esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine