Condenado a 12 años por intentar quemar una casa con su mujer y sus suegros dentro

La víctima y sus padres se refugiaron en el inmueble de un vecino ante las agresiones del acusado - La Audiencia Provincial tuvo en cuenta la atenuante de estado pasional

07.07.2016 | 02:03
El condenado, durante la declaración que prestó en el juicio.

La Audiencia Provincial condenó a 12 años de cárcel al acusado de golpear a su esposa y a sus suegros e intentar quemar la casa de su vecino de Sada en la que se refugiaron el 30 de marzo de 2014. El tribunal lo sentenció como autor de un delito de maltrato de género, dos delitos de lesiones, uno de incendio en grado de tentativa y otro de atentado. Los magistrados tuvieron en cuenta la atenuante de estado pasional y, en alguno de los delitos, la agravante de parentesco. Además, le impusieron el pago de una indemnización al dueño de la vivienda en la que causó los desperfectos de 5.053 euros y, a la aseguradora, de 2.410 euros.

El alto tribunal provincial decretó la absolución del procesado de los delitos de asesinato intentado, incendio consumado y concursado con daños y amenazas que le imputaban las acusaciones particulares. Así, consideró probado que durante la noche del 31 de marzo de 2014 el sospechoso agredió a su esposa, con la que llevaba casado 37 años, durante una disputa familiar cuando se encontraban en el domicilio que compartían. "Sin más, la agarró por el pijama a la altura del pecho y comenzó a zarandearla y a golpearla, al tiempo que gritaba expresiones tales como que iba a matar a todo el mundo y a prender fuego a la casa", relatan los jueces en la sentencia, en la que consideran probado que los padres de la víctima, que vivían en la misma casa, acudieron en su ayuda, por lo que también fueron golpeados. El procesado llegó a coger un cuchillo y lanzar el arma en varias ocasiones hacia su suegro aunque no llegó a alcanzarle. En un descuido del condenado, las víctimas se refugiaron en el inmueble de un vecino. "Tú no te metas en esto, o los echas fuera de la casa o te la quemo", exclamaba el imputado, al tiempo que esgrimía el cuchillo, según consta en el fallo judicial. Al no acceder a sus pretensiones, regresó a su domicilio, cogió dos garrafas de gasóleo y gasolina, volvió y las vació en el porche de la casa de su vecino. A continuación, sacó un mechero e intentó prender fuego al combustible, pero no lo consiguió porque el propietario de la vivienda le propinó un fuerte empujón que provocó que cayese al suelo. Tras un "breve forcejeo" entre ambos, huyó a su casa. Una vecina alertó a la Policía Local. Al llegar los agentes, el imputado se enfrentó a ellos e incluso intentó golpear a uno en la cabeza con una barra de hierro. Después, se abalanzó sobre su compañero con un cuchillo.

El acusado mantuvo durante la vista que no recordaba los hechos. "Yo no me acuerdo de lo que hice, quiero a mi mujer. Por lo que veo los hechos están ahí. Lo siento mucho", indicó. "Su idea era que, si me separaba de él, quemaba la casa", testificó su exesposa, al tiempo que sostuvo que el procesado tenía "mucho genio" y que siempre estaba de mal humor. "Los golpes que yo recibí me duraron dos o tres meses, pero el dolor que me queda a mí por dentro de ver a mis padres como estaban jamás se me va a pasar en la vida. Perdí la confianza total en él. Me sacó todo", declaró.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 

esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine