La Fiscalía respalda a los policías imputados por pegar a un senegalés

SOS Racismo sostiene que los agentes del 092 también incurrieron en un delito de tortura - El abogado defensor exige su libre absolución

07.07.2016 | 02:03
Miembros de la Asociación SOS Racismo, ayer, en Nuevos Juzgados.

La defensa de los dos agentes de la Policía Local imputados por supuestas lesiones y tortura a un hombre de origen senegalés aseguró ayer que la acusación "carece de fundamento", una tesis que avaló la Fiscalía. SOS Racismo, sin embargo, convocó una concentración contra los funcionarios en la puerta del edificio de Nuevos Juzgados.

El Juzgado de lo Penal número 2 de A Coruña acogió ayer el juicio en el que el Ministerio Fiscal no acusó, pero la supuesta víctima cree que podrían haber existido los delitos de tortura y lesiones por parte de los dos agentes, para los que pide entre tres y cinco años de prisión. José Ramón Sierra, que ejerce la defensa de los procesados, solicitó la libre absolución, ya que "la acusación carece del más mínimo fundamento", pues "no hay ningún hecho que sea constitutivo de un delito o de una falta, y mucho menos un delito de tortura. El letrado cree que la imputación "se ha convertido en una acusación totalmente política basada en principios de discriminación racial, que dista mucho del comportamiento habitual de estos policías", añadió el letrado.

Por su parte, la presidenta de la Asociación SOS Racismo, Vanesa Míguez, afirmó que es "una actuación de racismo", debido a que "si esto ocurriera con una persona en la que sus rasgos fenotípicos no llamasen la atención, no hubiera pasado". Esta entidad asegura que el pasado 4 de agosto de 2011 los dos agentes, que supuestamente no iban identificados, "pusieron la mano a la bolsa de la víctima", quien "la agarró y les pidió que le devolvieran la bolsa".

En ese momento, siempre según esta asociación, uno de los encausados habría sacado un arma con la que le habría apuntado primero al pecho y después a la frente, momento en que, tras una llamada a través de la radio, la víctima se percató de que eran policías. La representante de SOS Racismo, que ofreció su apoyo legal a la supuesta víctima, cree que habrían cometido un supuesto delito de tortura, al considerar que el joven "estuvo acosado por este cuerpo policial", por lo que también sostiene que hubo "abuso del poder".

La Fiscalía, por su parte, no acusa pues señala en su escrito de calificación que "los hechos no son constitutivos de un delito", por lo que "no procede imponer pena alguna". Detalla que los agentes se dirigieron, con motivo de una operación policial, a asirle el bolso a la víctima, un vendedor ambulante que se enfrentó a ellos, por lo que uno trató de colocarle unos grilletes, pero al no conseguirlo, le golpeó con ellos en el antebrazo, para liberarse de sus agarrones.

Afirma que "no se ha podido determinar que se utilizase el arma", pues ha habido versiones "contradictorias" durante la fase de instrucción entre la víctima y los testigos. "En todo caso se hace en defensa ante el tumulto y la situación en que se encuentra, lo que en ningún caso sería el delito de tortura por el que se dicta el auto de procedimiento abreviado", según el escrito. La supuesta víctima de estos hechos ha estado arropada por una concentración delante de los juzgados, organizada por la asociación SOS Racismo con la presencia de una veintena de personas. En esta movilización se pudieron escuchar consignas como "si lo atacan a él, nos atacan a todos" y observar pancartas que rezaban "STOP racismo policial" o "Misma humanidad, mismos derechos", entre otras.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 

esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine