ÚLTIMA HORA
Al menos dos muertos tras chocar un tren y un autobús escolar en Francia
David González Muñoz Codirector de un curso de la UIMP sobre educación en A Coruña y orientador de un equipo educativo y psicopedagógico en Madrid

"Las nuevas tecnologías son ahora un mejor método para enseñar matemáticas"

"Los avances tecnológicos dan una respuesta rápida al alumno sobre si lo hace bien o mal" - "Problemas de memoria, impulsividad y planificación dificultan su aprendizaje"

18.07.2016 | 09:58
El orientador David González, esta semana en la plaza de María Pita.

Raro es, cuando se le pregunta a un niño por lo que prefiere en el colegio, que diga que le gustan las matemáticas, generalmente la más odiada de las asignaturas en Primaria y Secundaria. A una esfera tan "abstracta" y "alejada de la realidad" como la que abordan los estudios matemáticos no ayudan las metodologías de enseñanza tradicionales, por eso conviene adaptarlos a los avances tecnológicos. Esta es una postura defendida por David González, integrante del Equipo de Orientación Educativa y Psicopedagógica Ciudad Lineal-San Blas-Vicálvaro, que esta semana ofreció una conferencia sobre la respuesta educativa a las dificultades para aprender esta materia en el segundo curso de verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, centrado en los trastornos del desarrollo y el aprendizaje.

-¿Las mates son difíciles para todos o lo son más para niños con dificultades de aprendizaje?

-Para unos y para otros. Un 8% de niños sufren problemas de aprendizaje por disfunciones que tienen en el cerebro, llamémoslo así. Y a eso hay que añadir que la didáctica de las matemáticas, la manera en que se enseñan, tiene algunas carencias.

-¿Hay que abordarlas en la escuela de manera diferente, según la capacidad de los alumnos?

-Sí, porque las dificultades se deben a diversos factores: problemas de memoria, de organización espacial o de planificación. Por una cosa u otra los menores tienen un bajo rendimiento en matemáticas. Pero cuando se analizan despacio los factores que hay detrás cada caso requiere una respuesta educativa diferente.

-¿Qué factores inciden más en esa dificultad?

-Son bastante frecuentes los problemas visoespaciales o de percepción visual de conceptos, los de memoria y los relacionados con la impulsividad, la memoria operativa y la planificación.

-Las matemáticas son una ciencia exacta. ¿No hay soluciones precisas para reducir la complejidad de su enseñanza?

-Habría que empezar por cambiar los planteamientos didácticos. La enseñanza tradicional ha estado muy centrada en la práctica de algoritmos, en las cuentas, cuentas y más cuentas, sin llegar a comprender el concepto de la cuestión ni el verdadero significado de lo que se trabaja, sin realizar aplicaciones prácticas. Eso la ha convertido en una asignatura muy abstracta y lejana a las necesidades y a la resolución de los problemas que plantea el mundo real.

-¿Cambian ahora la forma de impartir matemáticas? O dicho de otro modo: ¿los docentes se han dado cuenta de que no enseñaban como debían?

-Cambia poco a poco. Ahora el uso de nuevas tecnologías es mejor método para enseñar matemáticas, con ábacos y planteamientos de resolución de problemas, no tanto aprender procedimientos y cuentas a veces sin sentido.

-¿De qué modo influyen en la mejora didáctica?

-Se deben utilizar, aunque no exclusivamente. Tienen muchas ventajas y es una ayuda que funciona. Son tareas más activas y el alumno recibe una respuesta inmediata sobre si lo está haciendo bien o mal. Se pueden ajustar mucho mejor a los distintos niveles de competencia que hay en el aula.

-¿Se advierte una respuesta positiva en los colegios con el uso de estos métodos?

-Aunque no puedo apoyarlo con datos, el profesorado está contento con estos planes de mejora a través de nuevas tecnologías o proyectos y actividades más aplicadas de resolución de problemas. Hay una mejor competencia entre alumnos.

-¿Los niños mejoran en matemáticas a medida que crecen?

-Más bien a medida que se pasa de curso se hacen más evidentes las carencias acumuladas por el camino. Suele ser al final de Primaria cuando los chicos tienen problemas más importantes.

-¿Augura que seguiremos creyendo que la asignatura hueso por excelencia es Matemáticas?

-Todo el mundo tiene la percepción de que son difíciles de entender y de enseñar. El objetivo es que los alumnos pierdan el miedo a algo arbitrario, abstracto y alejado de la realidad. Cuando se plantean problemas cercanos al día a día no tienen por qué ser más difíciles que otras asignaturas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 

esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine