Veleros didácticos y atractivos

La Tall Ships Races finaliza hoy en A Coruña con un desfile náutico por la bahía después de ofrecer a jóvenes marineros y turistas la oportunidad de aprender y disfrutar de estos buques

14.08.2016 | 08:44

Marineros primerizos y capitanes experimentados coinciden en que participar en una regata como la Tall Ships Races ofrece la oportunidad a los jóvenes de ampliar conocimientos culturales y náuticos y de descubrir nuevos lugares. Durante su estancia en A Coruña, la tripulación de los veleros ha disfrutado de actividades que favorecen el intercambio cultural entre los navegantes de diferentes nacionalidades. Los buques abandonarán esta mañana el puerto con un desfile por la bahía entre las 12.00 y las 14.00. Donde mejor se podrá ver será en Seixo Branco, Mera, Adormideras, la Torre y el monte de San Pedro

Los grandes veleros que han tomado el muelle de Transatlánticos desde el jueves y que hoy pondrán punto y final a la 60ª edición de la Tall Ships Races, desfilarán por la bahía en su salida de la ciudad. Los veleros comenzarán a abandonar el puerto a las 9.30 horas rumbo a la ría de Ares, donde se agruparán antes de partir en desfile. La salida de Ares está prevista para las 12.00.

Los veleros pasarán en formación delante de la costa de Oleiros y se dirigirán hacia Pelamios, en A Coruña, desde donde navegarán frente a Adormideras y la Torre de Hércules antes de que cada uno ponga rumbo a su puerto de destino. La organización calcula que el desfile durará unas dos horas, por lo que concluirá a las dos de la tarde.

La Regata de Grandes Veleros aconseja seguir el desfile desde alguno de estos cinco puntos estratégicos: Seixo Branco y faro de Mera, en Oleiros; y Adormideras, Torre de Hércules y monte de San Pedro, en A Coruña. Según la organización, uno de los momentos más espectaculares será cuando los veleros, a su paso por punta Herminia, icen las velas ante el Atalaya, el buque en el que las autoridades seguirán el acto, en señal de agradecimiento a la ciudad por su acogida.

Durante los últimos cinco días las tripulaciones de los 32 navíos que estuvieron atracados en la ciudad han participado en actividades culturales y deportivas en los alrededores del Puerto. El jueves disfrutaron de kayaks y el viernes realizaron una travesía a nado frente a O Parrote, compitieron en una regata de vela por la ría, y la tripulación desfiló desde los jardines de Méndez Núñez hasta la plaza de María Pita, donde se entregaron los premios. Ayer la principal actividad que organizaron entre ellos fue una yincana pirata. Según la miembro de la organización Janet Rogers, estas actividades son muy útiles para la interacción entre los tripulantes de los barcos. Los ganadores "reciben como recompensa un jamón".

Los marineros también pudieron disfrutar de actividades y rutas destinadas a conocer las principales zonas turísticas, culturales y gastronómicas de la ciudad por su propia cuenta o a través de unas rutas destinadas la tripulación. Otra ventaja de la estancia de la Regata de Grandes Veleros en A Coruña radica en la coincidencia con las fiestas de María Pita.

Una característica esencial de la regata es su apuesta por la juventud. En torno al 50% de la tripulación tiene entre 16 y 25 años. Este es el caso de Adrián Botana, que navegó en el buque portugués Santa María Manuel desde Cádiz y asegura que la confluencia de diferentes culturas de todo el mundo en la regata "es una oportunidad única para conocer gente, descubrir nuevos lugares y aprender en muchos campos".

La Tall Ships Races, una de las mayores concentraciones de grandes veleros del mundo, termina hoy en A Coruña una edición que comenzó en el puerto belga de Amberes el 7 de julio y que ha recorrido más de 1.900 millas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 

esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine