ÚLTIMA HORA
Abatido el presunto asesino de al menos tres personas en Teruel

¿Por qué hay desvíos en Alvedro?

El gestor Enaire tiene que realizar un vuelo de prueba y un estudio de seguridad del sistema que prevé implantar en el aeropuerto para facilitar el aterrizaje por la cabecera sur de la pista

30.08.2016 | 12:06
Un avión despega en Alvedro.

Tras la ampliación de la pista, el aeropuerto de Alvedro cambió, la que antes era su cabecera principal, la 21, la más cercana a la ría, se quedó con menos metros para aterrizar que la sur. En la cabecera norte hay un sistema, el ILS, que ayuda a los pilotos a tomar tierra cuando las condiciones meteorológicas son adversas. Sin embargo, los pilotos no siempre pueden aterrizar por esta parte de la pista, en ocasiones, necesitan hacerlo por la zona sur, donde, por ahora, no hay ningún instrumento que les ayude con esta maniobra. La automatización del descenso es la opción elegida para paliar esta carencia de medios

El aeropuerto de Alvedro lucha cada año por llegar al millón de pasajeros, aunque hay días en los que alcanzar ese objetivo se le pone muy cuesta arriba. Una de esas jornadas complicadas fue la del pasado 25 de agosto, cuando se desviaron seis aviones a Santiago, afectando a aproximadamente 1.300 pasajeros, los que volaban para aterrizar en Alvedro, pero también los que tenían prevista su salida desde el aeropuerto coruñés y tuvieron que viajar hasta Santiago para poder volar. El gestor Enaire, que se encarga de la navegación aérea en España, está en el proceso de elaboración de los estudios y comprobaciones pertinentes para la instalación de un sistema en la cabecera sur de Alvedro que permita reducir los desvíos por condiciones meteorológicas adversas.

¿Qué pasa en Alvedro para que se desvíen tantos vuelos? La pista de aterrizaje del aeropuerto tiene dos cabeceras, la 03, que es la que está más alejada de la ría, la sur, y la 21, la norte. Antes de la ampliación de la pista, el 25 de junio de 2015, la cabecera natural de la pista era la 21, ya que era más larga, tras esta obra, el umbral se retiró 150 metros, por lo que, ahora, los pilotos tienen más metros de pista si entran por la cabecera que está más alejada de la ría. Esta maniobra tiene un problema, que los pilotos carecen de ayudas instrumentales, es decir, realizan la maniobra de aproximación basándose en la información que pueden captar directamente desde su cabina, es por ello por lo que cada uno de los profesionales realiza el aterrizaje de una manera diferente. En la cabecera 21, sin embargo, sí que hay un sistema, el ILS, que facilita el acercamiento a la pista a los pilotos.

¿Funciona el ILS? El sistema ILS solo funciona en la cabecera 21, es un haz de luz que guía a los pilotos hacia la pista, pero cuando las condiciones son adversas para el aterrizaje por esa parte de la pista, por ejemplo, porque sopla viento fuerte a favor de la dirección del avión -al tomar tierra debe ir en contra-, no evita desvíos. En esas condiciones, los pilotos deciden si intentan la aproximación por la otra cabecera, la 03, aunque tienen que hacerlo sin ayuda. En casos como el del pasado 25 de agosto, en el que había mucha niebla, los profesionales no podían ejecutar la maniobra con seguridad, ya que carecían de referencias de visionado directo para poder aterrizar.

¿Se está haciendo algo para paliar esta situación? El gestor público de la navegación aérea en España, Enaire, ha realizado ya un estudio sobre cuál es el mejor método para evitar los desvíos. En ese primer informe, los técnicos concluyeron que las aerolíneas podrían automatizar la maniobra de aterrizaje, metiendo en su plan de vuelo unas coordenadas concretas que guiasen la aproximación, para que todos los pilotos y, en todas las ocasiones, la realizasen de la misma manera.

¿Cuándo se pondrá en marcha el sistema de automatización de la aproximación a la pista? Enaire tiene que realizar todavía un vuelo de validación de las coordenadas marcadas y también un estudio de seguridad, en el que también tendrán que estar recogidas las conclusiones de la empresa concesionaria de la torre de control, Ferronats. Ese estudio, tal y como avanzó este diario, será remitido a la comisión que integran los ministerios de Defensa y Fomento, (Cidefo), en la que se encuentra la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) y podrá ser evaluado antes de final de año. Cuando la comisión dé su visto bueno a esta actuación, podrá implantarse en el aeropuerto. Para que este nuevo sistema comience a funcionar no es necesario realizar obras en Alvedro, sino que las compañías incluyan las coordenadas pactadas en sus planes de vuelo, que se publican cada 28 días.

¿Es efectivo el sistema elegido para paliar los desvíos en Alvedro? Los pilotos aprueban la aplicación de este sistema, ya que funciona en otros aeropuertos en los que las condiciones y la orografía son peores que en A Coruña. Tras el visto bueno de Cidefo aún pasarán, como mínimo, 56 días antes de que el sistema esté operativo, ya que las compañías tendrán que formar a sus pilotos y modificar los planes de vuelo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 

esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine