El crecimiento de la urbe obligó a la ampliación de la red de abastecimiento y a la creación de la presa de Cecebre

18.09.2016 | 01:46

Cuando la cota de 40 metros sobre la altura del mar se quedó corta para dar suministro a una creciente ciudad tanto en habitantes como en el tamaño de las edificaciones, los depósitos comenzaron a realizarse a una altura más elevada para que el agua pudiese llegar con más presión. "Cuanta más altura tenga el agua, más presión se podrá ofrecer a las viviendas sin necesidades de que se empuje por bombas", explica Roberto Catoira, quien afirma que el aumento de la cantidad de depósitos existentes busca "adaptar la red de suministros a las variadas cotas existentes en la ciudad, que están entre cero y 280 metros".

De esta manera, las estaciones de bombeo de Ciudad Jardín y de Os Castros, no tardaron en brotar en el paisaje coruñés para abastecer a unas zonas que estaban a más altura de la que era capaz de suministrar el depósito de Monte Alto.

Según Orejón y Catoira, esto fue clave para el desarrollo urbanístico de la ciudad pero en los años 60 y 70 se hizo necesaria la creación de la presa de Cecebre para garantizar que siguiese creciendo. "El depósito de Monte Alto y la construcción del embalse de Cecebre constituyen los dos puntos clave del abastecimiento de la ciudad", aseguran desde la compañía.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Especial

La nueva estación promete tardes de cine, meriendas con amigos y mucha moda por estrenar

 

La presentación del coleccionable de LA OPINIÓN sobre los 110 años del Deportivo une en Riazor a la familia blanquiazul

 

esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine