ÚLTIMA HORA
Desalojado el aeropuerto de Schiphol tras disparar la Policía a un individuo

Primer termómetro de la "confianza"

El Gobierno lleva hoy a pleno el cambio en el presupuesto que tumbó la oposición en agosto - Aprobarla es uno de los mínimos que el Ejecutivo exige al PSOE para abordar una coalición

10.10.2016 | 22:07
José Manuel Dapena.

El pleno que se celebra esta tarde en María Pita será un termómetro de la cordialidad (o falta de ella) que reina entre el Gobierno municipal y PSOE. Más allá de las formas con que una y otra parte se traten, el Ejecutivo espera sacar adelante una nueva modificación del presupuesto de 2016, aunque diferente a la que ya llevó hace dos meses al pleno y que la oposición había tumbado "por no haberla consensuado". Como trasfondo de este pleno se encuentran las negociaciones para reformular el "marco de relaciones" entre el Ejecutivo y los socialistas. Unas conversaciones en las que está sobre la mesa la posibilidad de que el PSOE entre a formar parte de un gobierno de coalición

El pleno de esta tarde será un reflejo del momento que atraviesan las relaciones entre el Gobierno local de la Marea y el PSOE. La sesión plenaria de hoy es la primera desde que se conoció el resultado de las elecciones autonómicas y, por tanto, desde que ambas partes se emplazaron a reformular su "marco de relaciones" para dejar atrás las diferencias e intentar facilitar la gobernabilidad del Concello.

Más allá de los dardos envenenados que concejales de un y otro partido se lancen dialécticamente -algo habitual en las últimas sesiones-, el mejor medidor de la cordialidad será el apoyo o no de los socialistas a la modificación del presupuesto de 2016 que someterá el Gobierno a votación. Este cambio no es el mismo que, por valor de 2,4 millones de euros, el Ejecutivo había llevado a pleno en agosto, pero que los partidos de la oposición habían tumbado por no haber sido consensuada.

El trámite tiene su trascendencia para las conversaciones que Marea y PSOE mantienen desde hace semanas con el fin de repensar el modo en que se relacionan institucionalmente. Aunque desde el entorno del alcalde tuercen el morro al oír hablar de la posibilidad de una entrada de los socialistas en el Gobierno, ese escenario está sobre la mesa y ya cuenta con sus líneas rojas. Xulio Ferreiro solo aceptaría iniciar la aventura de un bipartito a mitad de mandato si los ediles del PSOE ofrecen su apoyo a una modificación del presupuesto diferente a la que hoy va a pleno, así como a la aprobación de las cuentas y de las ordenanzas fiscales de 2017.

Sobre este último punto, el equipo del regidor trasladó por escrito una propuesta a los socialistas, en la que se plantea aplicar a la tasa de la basura las mismas bonificaciones para las rentas bajas que se introdujeron el pasado año en la tasa del agua, con el apoyo del PSOE. Además, el Ejecutivo también propone bajar el coste de las tasas por alquilar espacios en los centros cívicos, así como rebajas en el precio de los museos para algunos colectivos. En lo que a actividades económicas se refiere, abogan por eliminar la tasa por licencia de apertura en los traspasos y reducir el tipo impositivo en los locales de menos de 150 metros cuadrados.

Los socialistas no han recibido con entusiasmo la carta, que consideran que no tiene una finalidad práctica sino mediática y que carece de seriedad.

El Ejecutivo quiere garantizar la aprobación del presupuesto para que entre en vigor en enero y que no se repitan las dilatadas negociaciones del pasado año, que impidieron que el documento con el que se rige la actividad del Concello fuese aprobado antes de mayo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 

esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine