Penado a trabajos para la comunidad por pegar a su hijo de 5 años con una zapatilla

El menor sufrió hematomas en el muslo izquierdo y en las nalgas - El procesado deberá indemnizar al niño con 650 euros y no podrá acercarse a él durante 6 meses

12.10.2016 | 02:14

La agresión "por causas que no constan" de un hombre de 35 años a su hijo de 5 con una zapatilla en las nalgas alteró "la paz familiar", según indica el juez en la sentencia en la que lo condena a 56 días de trabajos para la comunidad por cometer un delito de lesiones. El procesado, que reconoció los hechos y aceptó la pena, no tuvo en cuenta "la desproporción de su reacción", según el titular del Juzgado de lo Penal número 1 de A Coruña. El sospechoso, que carece de antecedentes, también fue castigado con la prohibición de acercarse y comunicarse con el niño durante seis meses y a indemnizarlo con 650 euros

Un padre aceptó ser condenado a 56 días de trabajos para la comunidad por pegar a su hijo con una zapatilla, una reacción que el juez califica en la sentencia de "desproporcionada". El niño, que tenía 5 años, sufrió hematomas en el muslo izquierdo y en las nalgas, por lo que precisó de una primera asistencia médica. En sanar de las lesiones tardó 10 días, ninguno de los cuales estuvo incapacitado para realizar sus tareas habituales. El magistrado del Juzgado de lo Penal número 1 de A Coruña también le impuso la prohibición de comunicarse por cualquier medio y aproximarse a menos de 300 metros de su hijo, así como de su domicilio, lugar de estudios o cualquier otro frecuentado por él durante seis meses.

El acusado, que cuando sucedieron los hechos, en enero de 2011, tenía 35 años, convivía habitualmente con su hijo, ya que era titular de su guarda y custodia, según consta en la sentencia. El juez señala en el fallo, con el que se mostró conforme el sospechoso, que por causas "que no constan" golpeó a su hijo en los glúteos con una zapatilla "o similar objeto" cuando se encontraban en el domicilio familiar, situado en la parroquia de Teixeiro. El magistrado destaca que la acción del condenado provocó "grave daño a la paz familiar" y que al imputado no le importó "la desproporción de su reacción".

El representante del Ministerio público solicitaba en su escrito de calificación que el sospechoso, que carece de antecedentes, fuese condenado a un año de cárcel por cometer un delito de lesiones, así como a la prohibición de acercarse a la víctima durante dos años y a la privación del derecho a la tenencia y porte de armas durante dos años. El abogado defensor solicitó su libre absolución. Las dos partes llegaron finalmente a un acuerdo antes del juicio, por lo que la vista no se celebró y el titular de Penal 1 dictó sentencia oral en la sala.

El procesado, por tanto, se declaró culpable y aceptó que lo castigasen con 56 días de trabajos en beneficio de la comunidad, seis meses de alejamiento de su hijo y la privación del derecho a portar armas durante dos años, lo que implica la pérdida de vigencia de la licencia de armas. Además, el juez lo condenó a indemnizar al menor con 350 euros por los días que tardó en sanar de las lesiones y a 300 euros por el daño moral que le causó. Contra el fallo judicial no cabe recurso porque fue dictado bajo la conformidad de todas las partes implicadas en el proceso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 

esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine