'Troubled Times', la protesta coruñesa de Green Day

El grupo californiano eligió al realizador Manu Viqueira para dirigir su nuevo vídeo, 'Troubled Times', estrenado en el día de Martin Luther King y en el que arremeten contra Trump

17.01.2017 | 09:13
Manu Viqueira, ayer, en San Andrés.

Desde el pasado 17 de octubre, el realizador coruñés Manu Viqueira no ha dejado de alucinar. Ni de trabajar. Aquel día llegaron a su buzón de correo electrónico diez líneas imponentes. Las firmaba Devin Sarno, músico supervisor jefe de videoclips de la Warner Bros. ¿Te interesaría hacer el próximo vídeo de Green Day? No se conocían, Viqueira no se había puesto en contacto con él nunca, no le había enviado ninguno de sus trabajos. Sus creaciones colgadas en Vimeo (una red como YouTube para profesionales) captaron la atención en Los Ángeles de un gurú que ha trabajado con Red Hot Chilli Peppers, Linkin Park, Smashing Pumpkins... Eligió a un joven de Os Mallos, vecino de la Ciudad Vieja, para poner imágenes a la guerra anti Trump que ha declarado el grupo californiano.

El trabajo, hecho en colaboración con David Rodríguez Simón, se estrenó ayer, en el día de Martin Luther King, por expreso deseo del grupo. Eran las cuatro de la tarde coruñesas y, por tanto, los estadounidenses amanecieron con Troubled Times, una vorágine de ilustraciones e imágenes animadas centradas en los derechos civiles, el sufragismo y el nuevo presidente norteamericano, elaborado íntegramente en A Coruña. Con mil visionados por minuto desde entonces y con decenas de comentarios, apunta a polémica. Apenas 16 horas después de su estreno, el vídeo ya acumula más de 1.750.000 visualizaciones.

Una hora después del estreno y casi sin dormir, Manu Viqueira se sienta en el Universal. Entregó el trabajo a las seis de la tarde del viernes. Comenta que, cuando estaba harto de trabajar en casa, se sentaba en una de las mesas del café de San Andrés sin que nadie supiese lo que se estaba cociendo en su ordenador. Formado en la Escuela de Imagen y Sonido de Someso y en Comunicación Audiovisual en la universidad coruñesa, cuenta su historia y se ríe con cada anécdota, como si le volviese a sorprender. Sigue humildemente alucinado. Tanto como cuando recibió el correo de Sarno. Solo acertaba a decir "esto es mentira, esto no puede ser verdad, esto es mentira...". "Como no sabía cómo responder y estaba muy nervioso, me fui a correr al Club del Mar, a repasar vídeos de Green Day y a pensar un poco", recuerda el creador. Solo después de conseguir domar la adrenalina, Viqueira, que trabaja como freelance, se sentó a contestar.

¿Cómo llegaron a él? Apostando por el talento. Devin Sarno declaró en una entrevista que acostumbra a "surfear en los me gusta de la gente". Manu Viqueira le había dado a "me gusta" a varios vídeos de un realizador estadounidense, Chris Curtis, que acabó dirigiendo una pieza para Green Day.

Curtis le devolvió el "me gusta" y esta fue la pista que siguió el jefazo de la Warner, que buscaba justo un estilo como el del coruñés: collages, fotografías e ilustración animadas. Un "más es más", define el realizador, que encajaba con lo que él y el grupo habían pensado hacer para el single Troubled Times. "Es lo que llevo haciendo diez años, lo que pasa es que ahora... ¡lo hice para Green Day!", exclama.

La oportunidad le llegó además en un momento de crisis creativa. Mucho trabajo, mucho día a día, inseguridades... tanto que había pensado hacer un parón laboral en diciembre para crear y dirigir algún videoclip gratis. No le hizo falta. Sarno tenía tan claro que lo quería que, a pesar de haber pensado en una producción rápida, le dejó a Manu Viqueira disfrutar de una especie de luna de miel planificada en Filipinas. Las semanas antes de coger el avión, apenas durmió para enviarles una parte de la obra. Pero ese trabajo quedó en un cajón.

¿No les gustó? Todo lo contrario, solo que las circunstancias cambiaron. "Realmente la canción estaba relacionada con el Bataclan y me pidieron un videoclip sobre la guerra... pero ganó Trump", relata. Así, la intuición de que el resultado electoral afectaría al encargo que ya tuvo cuando se enteró en un aeropuerto filipino, se confirmó al volver. El grupo de Billie Joe Amstrong decidió que no se podía dejar pasar esta ocasión: "el tema pasó a derechos civiles, sufragistas y la victoria de Trump". A volver a empezar.

"¿Te ves preparado?", le preguntó Sarno cuando le contó el volantazo a sus planes. Le tocaba hablar de otro país, de otra historia... Lo pensó. "Con votaciones raras me siento identificado", concluyó. Así que tocó estudiar, ver cine, leer... y ponerse delante del ordenador. A su lado en el proceso estuvo David Rodríguez Simón, su "guía espiritual". Viqueira se encargó de la dirección, los efectos, la animación o el guion; y Rodríguez, también ilustrador, colaboró con el diseño y la composición.

En el resultado final ayudó, reconoce, que se encontró con "libertad total" para dirigir, otra cosa para añadir a la lista de sorpresas de su historia. "He trabajado aquí y me han dado miles de indicaciones, para Green Day vieron algo que les gustó y lo dejaron en mis manos", comenta. Es algo muy bueno, considera, pero también "que te carga de presión", una "sensación en el estómago" que aún no se le ha ido.

"¡Y les flipó!". Se vuelve a reír el coruñés, todavía nervioso. Se tomó el trabajo tan en serio que, en lugar de mandarles un boceto, le envió ya minuto y medio. Eran las cuatro de la mañana y no podía esperar. Así que se cogió la bici -suele rodar de noche- y se fue hasta la Torre y bajo su luz vio en su móvil un correo desde Los Ángeles del productor y el grupo, uno de los más importantes de su vida: "Es de lo mejor que he visto en todo el año. Muchas gracias".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine