La contaminación acústica, de la Torre a San Cristóbal

Ninguna calle de Monte Alto supera los 70 decibelios nocturnos - Las vías que atraviesan el Ensanche lo convierten en el barrio más ruidoso

29.04.2017 | 13:39

El ruido también va por barrios. Cada distrito de la ciudad tiene sus penas acústicas, principalmente las que soportan los vecinos de las grandes vías de la ciudad. Penas que se van ahogando, como norma habitual, a medida que el tráfico se ralentiza en las calles más interiores. El plan contra el ruido del Concello, que está a exposición pública, divide la ciudad en distritos censales e identifica las calles con mayor presión sonora, a través de las mediciones realizadas en altura y en fachadas. Estas son los puntos marcados por el documentos en el distrito del 1 al 5.

El Distrito 1 abarca Ciudad Vieja y Pescadería. Según los registros de los técnicos que han elaborado el documento, las localizaciones más expuestas al ruido con niveles superiores a los 65 decibelios en horarios nocturno, 10 por encima de los 55 recomendados, son la avenida Pedro Barrié de la Maza, la salida del túnel de la Marina y Panaderas. La zona del paseo se ve afectada por tráfico viario y ocio nocturno, con dos edificios sensibles, el Eusebio da Guarda y el centro de salud San José. Panaderas repite estas dos problemáticas, al igual que el eje plaza de Ourense-Cantones-avenida de la Marina. El mapa marca también la calle Sol, la calle San Andrés, el eje avenida de Montoto-Parrote y Dársena (solo por ocio nocturno), además de la calle del Socorro, Hospital y adyacentes. Juana de Vega, una de las fronteras del distrito, tiene registros por encima de los 60 decibelios.

El Distrito 2 es el de Monte Alto, Atochas y Adormideras. Es el tercero con menor porcentaje de población expuesta a niveles acústicos en el periodo de noche superiores a 55 decibelios y la primera si no se tienen en cuenta los barrios más exteriores con parte rururbana y menos habitantes. De hecho, ninguno de los registros está por encima de los 65 decibelios. Sí hay algunas zonas más saturadas que otras. La mayoría por tráfico viario, las menos por ocio nocturno. Son Panaderas, Hospital, Torre, Matadero, avenida de Hércules, Orillamar y Santo Tomás.

A pesar de ser el centro de la ciudad y de las áreas más caras para el mercado inmobiliario, el ruido campa a sus anchas por el Ensanche ( Distrito 3), al ser punto de llegada y salida de las principales vías de acceso, varias de ellas con tráfico pesado por la actividad portuaria. Las localizaciones más expuestas al ruido son la avenida del Ejército hasta ronda de Outeiro-avenida Primo de Rivera-Linares Rivas, el tramo de la avenida de Oza desde Cuatro Caminos hasta el edificio Citröen, el tramo de Ramón y Cajal desde la avenida del Ejército a Alcalde Marchesi, el tramo de Alfonso Molina desde el desvío a Juan Flórez hasta Linares Rivas y el tramo de Lavedra desde la plaza de Madrid hasta el desvío a Juan Flórez, además de Juan Flórez, Federico Tapia y Rosalía de Castro. A ello se unen los recorridos de la avenida de Arteixo y de la avenida Finisterre hasta el parque de Santa Margarita.

El Distrito 4 corresponde a Os Mallos y Sagrada Familia. También está atravesada por algunas de las avenidas más concurridas de la ciudad, así que el tráfico es la fuente de ruido predominante. Está también la estación de San Cristóbal, pero en horario nocturno, por sí sola, no supera los 55 decibelios aconsejados. Así, las localizaciones en este distrito más expuestas al ruido son la avenida de Finisterre (ronda de Nelle-ronda de Outeiro), la ronda de Nelle (Alfonso Molina-Villa de Negreira), ronda de Outeiro (avenida de Alfonso Molina-avenida de Finisterre) y avenida de Arteixo (calle Uruguay-avenida de Os Mallos).

Casi la mitad de la población del Distrito 5 está afectada por ruidos nocturnos por encima de los 55 decibelios. La ronda de Outeiro, Gregorio Hernández, Manuel Murguía, paseo de Ronda y la avenida de Buenos Aires concentran la mayor densidad de tráfico, siendo más tranquilas las calles interiores. Desde la apertura del tramo de la tercera ronda que conecta con la glorieta del pavo real, los técnicos observan ruido más intenso en la zona.

Es esta área censal la única en la que se identifica una localización residencial afectada por el ruido. Se trata del entorno de Maderas Peteiro en Os Rosales. Además de las calles citadas, el documento identifica otras vías como Gran Canaria, Calvo Sotelo, avenida de Finisterre (entre Paseo das Pontes y plaza de Pontevedra), Fernando Macías, Alfredo Vicenti y la avenida de Rubine. El diagnóstico del mapa de ruidos destaca el aumento de la circulación y, por tanto, de contaminación acústica, los días de partido en el entorno del estadio de Riazor.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine