Cesiones solidarias en el dolor

Dos familias ofrecen sus panteones en San Amaro y en Cesuras al matrimonio que no encuentra un cenicero para dejar los restos de su hija

06.06.2017 | 13:14
Nichos en San Amaro.

La angustiosa lucha de un matrimonio de la ciudad por encontrar un cenicero en el que depositar para siempre las cenizas de su hija, fallecida hace poco más de un mes, sin que el Concello les proporcione un espacio adecuado en los cementerios municipales, ha conmovido tanto a dos personas que en las últimas horas se han ofrecido a dejarle a la pareja un panteón y un cenicero en distintos camposantos. Una vecina de A Coruña estaría dispuesta a venderle el uso del espacio para guardar cenizas del que su familia es propietaria en el cementerio de San Amaro; otra señora que reside en el municipio de Oza-Cesuras cedería gratuitamente, de forma temporal o permanente, la ocupación de un panteón familiar en O Forte, en la parroquia de Bragade.

Manuel Moscoso y Lucía Cambre conocen ya las intenciones de estas dos mujeres, que contactaron con este periódico para expresar sus ofrecimientos tras leer el caso de este matrimonio en una información publicada el pasado sábado. El matrimonio se muestra muy agradecido por los gestos solidarios de estas dos familias, pero aclara que no se adaptan plenamente su voluntad para el reposo de su hija desaparecida. Todavía no han tomado una decisión definitiva, aunque afirman que hay aspectos en cada propuesta que no coinciden con sus deseos.

La posibilidad de llevar la urna con los restos a un cenicero en Cesuras desanima a la pareja, que prefiere tener cerca las cenizas de su hija para poder visitarlas con más comodidad. Disponer de un cenicero en San Amaro tampoco convence por completo al matrimonio porque la persona que lo cedería, que lo compró hace por lo menos veinte años, pondría como única condición que fuese compartido con las urnas ya depositadas allí de un familiar; Moscoso y Cambre desean que en el futuro, cuando llegue el momento, sus propios restos descansen al lado de los de su hija.

El matrimonio espera que el Concello, aunque ya le ha hecho saber que no puede ofrecerle un solo cenicero en los cementerios ni tampoco incluirles en una lista de espera por la falta de proyectos para ampliar instalaciones, pueda facilitarle alguna solución. Si la pareja dispusiera de un nicho -que no es el caso-, podría guardar allí las cenizas, puesto que los propietarios de uno de estos espacios pueden utilizarlos como deseen, sin la obligación de introducir solo ataúdes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine