Si no lo leo no lo creo

El viento cambia la fuerza del riego en un jardín privado y moja a los viandantes en lugar del césped

06.06.2017 | 01:38

La desapacible tarde de ayer, con momentos de fuerte viento, despeinó cabellos y agitó toldos en las calles. Otra consecuencia de la furia ocasional del viento, especialmente incómodo en espacios abiertos y en zonas donde se juntan corrientes, fue la desviación del curso normal de las dinámicas y movimientos habituales, como ocurrió en una zona ajardinada privada frente al Colegio Salesianos donde el riego de los aspersores salpicó a los viandantes que caminaban junto al área verde y dejó sin mojar aquello que debía haber hecho, el césped. Efectos de la fuerza caprichosa del viento.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine