Chabolistas perdieron ayudas al alquiler en 2016 por sus deudas con la administración

Solo tres familias pudieron adherirse a este plan municipal - El resto accedieron a otras ayudas a través de la Fundación Emalcsa

08.06.2017 | 10:21
Labores de limpieza, tras el derribo de la nave de La Toja.

Solo tres familias se pudieron acoger durante el año pasado a las ayudas del programa Municipal de Ayudas al Alquiler (PMAL) debido a que las demás candidatas incumplían las condiciones necesarias para su aprobación. El Gobierno local explica en una respuesta escrita al grupo municipal del PSOE, que de los 70.200 euros presupuestados para este programa, solo se ejecutaron 2.990 euros, porque "uno de los requisitos para obtener [las subvenciones] es no tener deudas con la administración", por lo que solo tres de las familias solicitantes cumplieron los requisitos exigidos a las beneficiarias.

Esto derivó en que el Gobierno local suprimiese esta partida del presupuesto de 2017 y que apostase, sin embargo, por el convenio A Flote, gestionado por la Fundación Emalcsa, que tiene como objetivo dar una alternativa habitacional a las familias que se encuentran en situación de exclusión social, por ejemplo, en caso de desahucio. Y es que, todas las familias que no pudieron acceder a las subvenciones del PMAL fueron atendidas a través de la fundación y del programa A Flote, ya que los servicios no comparten los mismos criterios.

Respecto a las medidas concretas puestas en marcha para la erradicación del chabolismo, el Gobierno local defiende que han abandonado A Pasaxe -a través del programa para el acceso a una vivienda digna- seis unidades de convivencia compuestas por 24 personas, de las cuales, trece son menores.

Desde que el equipo especializado comenzó a trabajar en los asentamientos chabolistas, el pasado 3 de marzo, se han desarrollado también dos limpiezas en el asentamiento de A Pasaxe, que supusieron la retirada de 1.700 toneladas de basura, que se suman a las 2.000 que eliminó la inmobiliaria Altramud, que tras casi veinte años, tiró el pasado mes de mayo el esqueleto de la antigua fábrica de La Toja, de modo que en el poblado de infraviviendas hay ahora 7.900 metros cuadrados limpios. Durante este ejercicio se han colocado también dos contenedores para la recogida de residuos, cuyo vaciado se hace "a demanda", es decir, cuando están llenos. Según explica el Concello, desde su instalación se han recogido cuatro veces, también se realizaron tres servicios de mudanza, gracias a la cesión gratuita de muebles y ajuar, realizados en convenio con la Fundación Benéfico Social Padre Rubinos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine