Un cuartel policial sin rumbo fijo

Todos los grupos políticos del Concello coinciden en que el cuartel de la Policía Local es inadecuado para albergar las actividades que requiere el cuerpo

27.08.2017 | 09:38
Cuartel de la Policía Local, situado en la calle Miguel Servet.

Todos los grupos políticos del Concello coinciden en que el cuartel de la Policía Local es inadecuado para albergar las actividades del cuerpo a causa de sus reducidas dimensiones. Pero tras nueve años de proyectos para construir un nuevo edificio, la iniciativa continúa sin llevarse a cabo y sin que además haya perspectivas de vaya a hacerlo a corto plazo. Si el Gobierno local de PSOE y BNG apostó en su día por San Pedro de Visma, el PP lo hizo luego por Os Rosales y más tarde por el edificio de Sanidade en Gregorio Hernández. Marea Atlántica optó en principio por mantener ese proyecto, al que ahora renuncia

La renuncia del Gobierno local a instalar el nuevo cuartel de la Policía Local en la antigua delegación de la Consellería de Sanidade, anunciada en los últimos días, supone el último paso en un proceso que se prolonga desde hace nueve años y para el que, por el momento, no hay trazas de un final a corto plazo. Tres gobiernos municipales de signos diferentes han tenido que afrontar el problema de la insuficiencia de las actuales dependencias de la Policía Local en la calle Miguel Servet, que no solo padecen los propios agentes, sino también los ciudadanos que acuden allí para efectuar gestiones. Un repaso a lo ocurrido durante los últimos años permite apreciar los numerosos vaivenes producidos sobre el proyecto del nuevo cuartel.

ELos inicios. El entonces concejal de Seguridad, Florencio Cardador, encarga en 2008, con el Gobierno local de PSOE y BNG, el primer estudio sobre unas nuevas instalaciones para la Policía Local. El director general de Seguridad Ciudadana, Germán Lago, presenta en septiembre de ese año un documento en el que expone la necesidad de un edificio con planta baja, tres alturas y dos sótanos en el que se distribuirían los departamentos de Policía Local, Multas, Circulación y Ocupación de Vía Pública, la Sala 092 y la sala de pantallas de tráfico, así como despachos para la Concejalía y la Dirección de Seguridad Ciudadana.

ELa ampliación. En noviembre del mismo año se modifica la propuesta inicial para añadir detalles sobre los usos previstos en los locales y en sus superficies. También se planteó la construcción de un tercer sótano que albergase almacenes, galería de tiro, calabozos y garajes.

ELa ubicación. En enero de 2009 se efectúa la primera propuesta del lugar donde podría construirse el cuartel, una parcela del polígono de San Pedro de Visma situada cerca de la tercera ronda y de la rotonda del pavo real. Para decantarse por este emplazamiento, la Concejalía de Urbanismo realizó previamente un estudio que valoró en el terreno elegido la facilidad del acceso al centro y la periferia de la ciudad, así como su amplitud, lo que no solo haría posible levantar el edificio, sino crear zonas de aparcamiento para funcionarios y ciudadanos.

ELa propuesta electoral. El Partido Popular se presenta a las elecciones municipales de 2011 con un programa en el que propone la construcción de tres edificios en los terrenos que hoy ocupa la nueva sede de Padre Rubinos. El complejo no solo acogería a la Policía Local, sino también a Protección Civil.

ELa actualización. Con el PP ya al frente del Gobierno local, el director general de Seguridad Ciudadana reitera en noviembre de 2012 su planteamiento de instalar el nuevo cuartel junto a la tercera ronda y actualiza el proyecto que había presentado tres años antes.

ELa aceptación. En julio de 2003, el Gobierno local del PP admite trasladar su proyecto a la zona de Visma propuesta por Germán Lago, ya que en los terrenos que había planteado en su programa electoral ya se estaba construyendo la residencia de Padre Rubinos. El concejal Julio Flores anunció que se convocaría un concurso de ideas entre profesionales de la arquitectura para diseñar la nueva sede de la Policía Local y Protección Civil.

EEl cambio. Un año y medio después de haber hecho este anuncio, en enero de 2014, el alcalde Carlos Negreira informa de su decisión de solicitar a la Xunta la cesión de la antigua delegación de la Consellería de Sanidade, situada en la calle Gregorio Hernández. El inmueble dispone de planta baja, cuatro alturas y una planta bajo cubierta, con una superficie total de 5.917 metros cuadrados. Para acoger las dependencias de la Policía Local, el edificio precisaba de una profunda reforma, además de una rehabilitación, con el fin de subsanar los daños que sufría. La elección de este emplazamiento suscitó críticas en torno al reducido número de plazas de aparcamiento disponibles, ya que la Policía Local cuenta con más de 60 vehículos, así como sobre el insuficiente espacio para instalar almacenes, vestuarios, y otros equipamientos. El PP rechazó siempre estos argumentos e insistió en que el complejo dispone de la capacidad suficiente.

EEl concurso. Dos días antes de las elecciones municipales de mayo de 2015, el Gobierno local convoca un concurso de ideas para reformar el edificio de Sanidade y fija un presupuesto de 7,5 millones de euros. A la iniciativa se presentaron posteriormente cuatro propuestas.

EEl fallo. El jurado del concurso emite en julio de 2016, ya con Marea Atlántica al frente del Gobierno local, su veredicto y lo declara desierto al estimar que ninguno de los proyectos presentados satisface las necesidades de funcionalidad, versatilidad, adecuación al entorno urbano y viabilidad técnica y económica. Para entonces el edificio de la calle Gregorio Hernández continuaba siendo propiedad de la Xunta, que no mostraba ningún interés en llevar a cabo la cesión. El deterioro del inmueble derivó además en la caída de cascotes de su fachada que obligaron a instalar andamios para evitar daños a los transeúntes.

EEl desestimiento. La concejal de Seguridade Cidadá, Rocío Fraga, anunció esta semana que el Gobierno local renuncia a instalar el nuevo cuartel de la Policía Local en el inmueble de Sanidade al considerarlo inapropiado para este fin. La edil admitió la necesidad de dotar al cuerpo policial de unas instalaciones adecuadas, pero no mencionó cuál sería la ubicación idónea del nuevo cuartel. El presupuesto del Concello no contiene además partidas para llevar a cabo el proyecto, por lo que los agentes deberán seguir soportando estrecheces en el edificio de Miguel Servet.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 

esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine