Los orígenes coruñeses de un Rey

El Kiosco Alfonso alberga la exposición del actor coruñés más internacional, Fernando Rey, con imágenes suyas en la ciudad y piezas importantes de su carrera profesional, como un premio Goya

21.09.2017 | 12:12

La vida de Fernando Rey se puede contar a través de imágenes y artículos. Para comprobarlo, basta con visitar la exposición que permanecerá abierta en el Kiosco Alfonso hasta el 19 de noviembre. El actor, nacido en 1917, mantuvo una fuerte vinculación con A Coruña, su ciudad natal, que se puede comprobar en esta muestra.

Las fotografías desempeñan un papel protagonista en la muestra, que lleva por título Fernando Rey, cabaleiro do cinema. Se puede ver al actor coruñés en la playa de Riazor, envuelto en un albornoz tras un baño en el mar, o una foto de estudio del Cantón, en el que simula conducir un coche de época. También hay sitio para los recuerdos de su casa, donde nació, en la calle Betanzos.

Habrá muchos que lo conozcan por sus papeles en películas como La duda, La pródiga o Tristana pero en esta exposición, comisariada por Rubén Ventureira y José Luis Castro de Paz, también es posible hacer un repaso a sus orígenes. Una familia emprendedora y rica. Por parte de madre, tenían la Fábrica de Cerillas y por parte de padre eran propietarios de la Fábrica de Chocolates El Fénix Coruña y la empresa cervecera Osiris.

De su época estudiantil, no solo aparecen recuerdos sobre sus años en el Eusebio da Guarda sino también expedientes académicos en Madrid y Salamanca, este último firmado por Miguel de Unamuno.

Entre los artículos cinematográficos más importantes, aquellos que visiten la exposición pueden encontrar un premio Goya. Fernando Rey lo recibió en 1989 por mejor actor protagonista en el filme Diario de invierno. Encima de la estatuilla se encuentra un cartel del Festival de Cannes, donde fue premiado por su interpretación en Elisa, vida mía en 1977.

Todo esto está acompañado no solo de fotografías sino también de pósters e ilustraciones que han marcado su vida profesional y personal. En 1992, cuando se inauguró su calle, fue la última vez que pisó A Coruña, una ciudad que ahora le rinde homenaje.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine