Natación

¿Quién dijo frío?

Más de doscientos nadadores desafiaron al tiempo por una buena causa, recaudar dinero y dar visibilidad a los afectados por la ELA

03.01.2016 | 02:42
Todos los ganadores de la travesía con representantes de Agaela y el concejal de Deporte José Manuel Sande.

La ELA existe. El frío no. Es el lema de la Travesía de invierno que desde hace cinco años organizan el Liceo y Agaela con el objetivo de recaudar fondos para los afectados por la esclerosis lateral amiotrófica así como para hacer visible esta enfermedad en la sociedad. Cada año son más los nadadores que se mojan por esta buena causa. Ayer, hasta 219 se dieron un chapuzón en las gélidas aguas del Atlántico. La mitad, durante 400 metros sin neopreno. Otros tantos, más abrigados pero con un kilómetro como recorrido. Pero todos con chocolate reparador como premio y con la solidaridad por bandera. Humberto Pérez y Paula Abeledo vencieron en la primera; Julio Pardo y Belén Pérez-Roca, en la segunda. Pero la ELA fue la auténtica ganadora de la jornada.

Cuando la ciudad aún no estaba recuperada de la resaca de Fin de Año, un grupo de valientes calentaba en el Náutico para lanzarse al mar. Los que se atrevieron a hacer el recorrido corto pero sin neopreno fueron los más aplaudidos. Mientras se dirigían al pantalán de salida recorrían un pasillo de espectadores que les animaba. Como los gladiadores antes de salir a a la arena. Entre gritos de "¡campeones, campeones!" cogían fuerzas antes del reto, por más que alguno se pensase que estaba mejor en la cama. Justo antes de tirarse al agua, la climatología les dio un respiro. Salieron los primeros rayos de sol, pero no fue suficiente calentón para dos de ellos, que regresaron a tierra sin completar el recorrido, pero calados de arriba a abajo. Por eso la speaker pedía respeto para ellos: "Por lo menos se tiraron". Al poco tiempo, pues la distancia era solo de 400 metros, los primeros ya estaban de vuelta. Humberto Pérez Mauriz, representante del AD Náutico de Narón, en primera posición, muy destacado. Incluso "sobrado". Por detrás, la primera chica, Paula Abeledo, del Liceo, disputaba al sprint la segunda posición en la general con Jaime Caballero, del Donostiarra. Juan Pérez completaba el podio masculino, con Bogna Mazur y Miriam Naveiro en la segunda y tercera plaza femenina.

Cuando aún no habían llegado los últimos de la travesía corta -con el joven Antón como el más ovacionado-, ya salían los primeros de la larga, los que vestían neopreno. En general, más profesionales y mejor preparados. La distancia también era relativamente corta, solo 1.000 metros, suficientes para las condiciones del tiempo. Porque aunque frente al edificio deportivo del Real Club Náutico de La Coruña y al castillo de San Antón el mar pareciera un plato, a lo lejos las olas rompían y se elevaban con fuerza. Por lo menos no llovía, como a las nueve de la mañana, momento en el que la organización llegó al dique de Abrigo e incluso se planteó suspender la prueba debido a las adversas condiciones climatológicas. Después amainó y permitió la fiesta en la que Julio Pardo Ripoll, del Club del Mar, y Belén Pérez-Roca, del Liceo, se erigieron como campeones. Jacobo Blanco y Jesús de la Fuente fueron los escuderos de honor en el podio masculino y Amalia Roca y Olga Sánchez en el femenino.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 

Canal Esquí

Esquí alpino

Toda la información sobre la nieve

Consulta la información más completa de las estaciones de esquí, consejos, , snowboard, viajes...

 
Enlaces recomendados: Premios Cine