Ciclismo La Vuelta a España

Keukeleire gana en Bilbao

El belga logra la victoria con un 'sprint' masivo en la duodécima etapa - Quintana conserva el liderato en una carrera sin cambios en la clasificación general

02.09.2016 | 01:57
Jens Keukeleire celebra en el podio la duodécima etapa de La Vuelta.

El belga Jens Keukeleire (Orica), padre desde hace un mes, se regaló la victoria en un reducido sprint que puso fin a la duodécima etapa de la Vuelta a España, disputada entre Los Corrales de Buelna y Bilbao, de 193,2 kilómetros, en la que el colombiano Nairo Quintana mantuvo el jersey de líder.

Keukeleire, otro anónimo en la lista de velocistas que se han atrevido este año con la Vuelta, fue el más poderoso en la Gran Vía de Bilbao. Su valentía y sentido táctico para arrancar en el momento preciso le regaló su primer triunfo en una prueba de las grandes. Les ganó el pulso al francés Maxime Bouet (Etixx) y al italiano Fabio Felline (Trek), todos con un tiempo de 4h.31.43.

Segunda victoria para el Orica, que ya abrió su casillero en la Ribeira Sacra con Simon Yates. Esta vez firmada por Keukeleire, un ciclista de 27 años nacido en Lovaina, profesional desde 2010 que fichó por su actual equipo tras ganar dos etapas en la Vuelta a Burgos en 2013. Otro ciclista del segundo escalón de sprinters que han salido del anonimato en esta Vuelta.

Los favoritos no pasaron un día tranquilo, de esos llamados de transición. El triunfo en Bilbao, ciudad que vibró en 2011 con el triunfo del local Igor Antón, era un botín al que aspiraban los aventureros del día, y como entre ellos había ciclistas peligrosos para la general, tocó rodar rápido.

La etapa, con el ascenso del Alto de las Alisas y el Vivero en dos ocasiones, terminó con una media de 42,7 kms/hora. Y sin cambios en la general. Nairo Quintana mantuvo la roja y Froome le sigue a 54 segundos. Alejandro Valverde cierra el podio provisional a 1.05 minutos.

Desde la salida en Los Corrales de Buelna, centro geográfico de Cantabria en el eje del Besaya, se vieron las intenciones. Costó un potosí formar la fuga, pero la insistencia despegó del grupo a David López y Kennaugh (Sky), dos hombres de Froome, Atapuma (BMC), Elissonde (Franvcaise), Brambilla (Etixx), Hardy (Cofidis) y Meintjes (Lampre).

Escapada inaceptable para el Movistar, que hubiera querido una jornada más tranquila, pero la presencia de los Sky obligó a los telefónicos a trabajar para evitar minutadas que dieran lugar a sorpresas.

De hecho, el español David López (Sky) señaló que la intención de la fuga con dos hombres de su equipo "era obligar a trabajar al Movistar", que debía defender el liderato de la general y la clasificación por equipos.

No se dispararon las diferencias en esta etapa. El Vivero, donde Antón desató la locura hace 5 años, fue la tumba para la fuga. El Astana quería jugarse la baza de Luis León Sánchez y tensó el ritmo de la carrera. Restaban 18 kilómetros para llegar a la meta de la Gran Vía de Don Diego López de Haro cuando se dieron la mano David López y Kennugh. Se terminó la aventura y empezó la gestión de la etapa.

Un belga, Dries Devenyns (Trek), atacó en la segunda ascensión al puerto de segunda, pero no pudo ir muy lejos, entre otros motivos porque se probó Alberto Contador y obligó a reaccionar a los gallos. Luego se lanzó Luisle y se fueron a por él unos cuantos depredadores que también querían lucirse en la capital vizcaína.

Con el pelotón roto por miles de ataques, no hubo forma de organizar un sprint convencional, de tren, colocación y guepardo al frente. Más bien se organizó una llegada anárquica entre 40 corredores aspirantes a la victoria, muchos favoritos incluidos.

Finalmente la gloria recibió al belga Keukeleire, que no esperaba vivir "el día más feliz" de su carrera. Y no solo por el hecho de ganar la etapa, sino porque su hazaña la presenció en directo su familia. Dijo orgulloso que estaba viviendo "un día muy especial". Una auténtica "bilbainada" que jamás olvidará y que podrá contar a su hijo, que nació hace un mes.

Hoy se disputará la decimotercera etapa, entre Bilbao y Urdax-Dantxarinea, de 213,4 kilómetros, la más larga de la presente edición de la Vuelta a España. Por primera vez los ciclistas superarán los 200 kilómetros de competición, por lo que puede convertirse en un auténtico potro de tortura para los corredores y alguno podría intentar sorprender desde lejos.

Esta decimotercera etapa llevará al pelotón de esta edición de la carrera española desde Bilbao hasta la localidad navarra de Urdax Dantxarinea con un recorrido de 213,4 kilómetros.

A pesar de no ser una de las diez jornadas con final en alto de la carrera y solo incluir cuatro puertos de tercera en su itinerario, esta etapa tiene el tercer desnivel positivo más elevado del recorrido con 3.720 metros, únicamente superados por los 5.200 metros del día siguiente con final en el col d'Aubisque, y los 4.192 del penúltimo día en el alto alicantino de Aitana. Algunos de los ciclistas que se entrenan habitualmente por la zona ya han advertido de la dureza que supone el recorrido.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 

Canal Esquí

Esquí alpino

Toda la información sobre la nieve

Consulta la información más completa de las estaciones de esquí, consejos, , snowboard, viajes...

 
Enlaces recomendados: Premios Cine