TENIS. Roland Garros

Rafa Nadal conquista su décimo Roland Garros

El tenista balear tumbó al suizo Wawrinka en tres sets (2-6, 3-6 y 1-6) y suma ya 15 'Grand Slam'

12.06.2017 | 07:30
Rafa Nadal conquista su décimo Roland Garros

El español Rafael Nadal ha conquistado su décima corona en Roland Garros al derrotar al suizo Stan Wawrinka en la final, por 2-6, 3-6 y 1-6 en dos horas y cinco minutos, para convertirse en el primer hombre en la historia que vence diez veces en el mismo 'Grand Slam'.

Solo la australiana Margaret Court, ganadora de once Abiertos de Australia entre 1960 y 1973 supera la marca del español, que con la victoria de hoy mejoró los 9 Wimbledon de Martina Navratilova entre 1978 y 1990.

Nadal, que se asegura el número 2 del mundo por primera vez desde octubre de 2014, ganó en París por tercera vez en su carrera sin ceder un set, tras haberlo hecho en 2008 y 2010 y el que menos juegos perdió, 35, la segunda mejor marca de todos los tiempos.

Ganó su primer título en París en 2005 superando al argentino Mariano Puerta en cuatro sets y abrió un ciclo de cuatro triunfos consecutivos. Sólo el suizo Roger Federer fue capaz de inmiscuirse en su dorada época en Roland Garros al ganar la edición de 2009 en la que Nadal cayó por sorpresa en octavos de final ante el sueco Robin Soderling.




En presencia del Rey Juan Carlos en el palco de autoridades, el tenista mallorquín consiguió su decimoquinto 'Grand Slam', con lo que supera al estadounidense Pete Sampras y se queda a tres del suizo Roger Federer.

Su tío le entrega una réplica de la Copa de Mosqueteros


Diez triunfos, un número redondo que Roland Garros quiso celebrar como se merece, con un homenaje al balear, que recibió una réplica de la Copa de Mosqueteros con su nombre grabado, de manos de su tío y entrenador Toni Nadal.

"Es un momento histórico para ti pero también para el torneo. En el nombre de todos nosotros, de los que trabajamos aquí y de quienes te quieren, queremos resaltar este momento", dijo el locutor de Roland Garros.

Las pantallas gigantes de la pista Philippe Chatrier emitieron las diez bolas de partido del español en sus triunfos, tras lo cual los casi 15.000 espectadores dedicaron una cerrada ovación al español.




Después, Toni Nadal, su tío y entrenador durante todos estos años, entró en la pista Philippe Chatrier con la Copa para entregárselo a su sobrino, que casi la dejó caer al suelo. En la Copa se leía en español DÉCIMA en mayúscula y con todos los años de sus victorias.

"Gracias por estar conmigo desde que tengo 3 años. Sin ti no es que no hubiera podido ganar 10 veces aquí, es que creo que no habría ganado ni una", dijo el español, muy emocionado pero que, a diferencia de otras victorias del pasado, no dejó escapar lágrimas.

"Este torneo siempre estará en mi corazón", dijo el tenista, a quien la emoción impidió hablar en francés, por lo que lo hizo en inglés.

Rafa Nadal se abraza con su tío y entrenador Toni. Foto: Reuters


"No tengo palabras, estoy muy emocionado"


"Es increíble volver aquí, ganar la décima para mi es muy especial, os doy las gracias, estoy muy emocionado, mi francés es muy malo y en este momento no tengo palabras, estoy muy emocionado", dijo que tenista que trató de dirigirse al público en el idioma local.

Nadal aseguró que en cada partido intenta "dar lo mejor", pero reconoció que cuando entra en la Philippe Chatrier su sensaciones "son especiales, difíciles de comparar".

"La fuerza, la adrenalina que siento en esta pista es imposible de comparar, es la más importante de mi carrera, no lo puedo describir", afirmó al borde de las lágrimas.




Wawrinka pierde la final de un 'grande' por primera vez


Tardó algo Nadal en afinar la maquinaria, el tiempo que tuvo en poner a punto su servicio, los cuatro primeros juegos del primer set. Pero cuando estuvo engrasado, el español fue un torbellino de tenis que maniató los golpes de Wawrinka, que por primera vez perdió la final de un 'grande', tras haber ganado las tres anteriores que había disputado, una de ellas la de 2015 aquí en París.

El helvético perdió su imbatibilidad en 'grande' y Nadal mantuvo la suya en la final de Roland Garros, 10 de 10.

El juego del español rozó la excelencia que venía demostrando a lo largo de la quincena, donde acalló las bocas que le daban por acabado tras dos años consecutivos sin levantar la Copa de los Mosqueteros, el pasado por lesión y el anterior barrido por el serbio Novak Djokovic, el segundo hombre que le batía en su tierra batida parisiense.

Wawrinka rompió su raqueta de desesperación. Foto: EFE


El español no da opción


Nadal encadenó siete juegos consecutivos, cerró la primera manga y se colocó con ventaja en la segunda, 3-0, con lo que se limitó a mantener su servicio y romper en el octavo para cerrarla.

Wawrinka, que se fue derritiendo en la caldera de la central, con 31 grados de justicia y un público dividido entre el helvético, francófono, y la leyenda del torneo, que se fueron repartiendo los apoyos de los casi 15.000 espectadores del estadio.

A partir de ese momento, el suizo tenía ante si una montaña que escalar, levantar dos sets al mejor jugador de la historia en Roland Garros en uno de los momentos más dulces que se le recuerda, pletórico de forma y de tenis.

El suizo cedió su saque de entrada en el tercer set y ya solo pudo ganar un juego en ese parcial. "Nadal está jugando mejor que nunca. Es el mejor de siempre en tierra y es un duro desafío", señaló al término del partido.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Canal Esquí

Esquí alpino

Toda la información sobre la nieve

Consulta la información más completa de las estaciones de esquí, consejos, , snowboard, viajes...

 
Enlaces recomendados: Premios Cine