Fútbol Primera División

Victoria a medio gas

El Barcelona suma una apretada victoria ante un equipo ordenado y que también dispuso de sus oportunidades - El gol de Iniesta hundió a los andaluces

22.10.2017 | 17:13
Messi se marcha del malaguista Luis Hernández, en el suelo.

El Barcelona jugó un partido a medio gas y aún así le fue suficiente para deshacerse del Málaga, que recibió el primer gol de forma ilegal y cuya derrota lo hunde un poco más en la última posición de la clasificación.

El Barça afianza su liderato, no así su juego, que volvió a ser espeso y con muchos problemas para generar claras ocasiones de gol ante rivales que le aprietan en el centro del campo y le dejan pocos espacios atrás, como intentó el Málaga, haciendo que los barcelonistas se aburriesen en muchas ocasiones con el balón, sin saber qué hacer con él.

El Barcelona se alió con la suerte en la primera acción, tras una larga posesión, en la que Digne llegó a centrar en dos ocasiones en una aproximación por la banda izquierda, aunque en la segunda el balón salió del campo, y acabó en Deuleofeu, que de espuela lo envió al fondo de las mallas (1-0).

El Barcelona tuvo el balón y lo mareó mucho, frente a un Málaga que salió agresivo sin ofrecer un espacio claro a su rival para que construyese fútbol ofensivo.

El dominio era azulgrana, pero improductivo. No había nada que inquietase al debutante Andrés Prieto. El Barça se sintió incómodo moviendo la pelota en campo malaguista, pero tanto era por la buena disposición del equipo de Míchel como por la falta de ofrecimientos que generaban en ataque.

Deulofeu tocaba y tocaba por la derecha, pero sin recorrido hacia el área de Prieto, mientras que todo lo que le llegaba a Luis Suárez el uruguayo era incapaz de convertirlo en algo beneficioso. Messi lo intentó en muchas ocasiones con su amigo y compañero ariete, pero no apareció nada de magia.

En una posesión larguísima del Barcelona, Deulofeu perdió el balón y el Málaga montó un contragolpe que terminó con un disparo de Peñaranda que acabó en córner.

El Málaga también tuvo el esférico controlado y ganó metros, hasta el punto de que el Barcelona lo probó al contragolpe, con balones robados por Rakitic o Busquets. En uno de ellos, Luis Hernández paró la jugada en la frontal, propiciando una falta directa en la que Messi estrelló en dos ocasiones el balón contra la barrera.

En las aproximaciones del Málaga, como una en el minuto 30, y en un centro de Juankar, Chory Castro estuvo a punto de conectar el balón y el Barça empezó a temer por la ventaja, pero nada hizo para mejorar su juego, y volvió a aplicarse en el contragolpe, como el que propició Messi en el minuto 37, cuando, tras llevarse a tres jugadores, lo intentó con un pase en profundidad con Suárez, pero el balón no llegó al destino.

Otra vez Chory Castro, en el 41, estuvo a punto de resolver con un remate en una jugada peligrosa, pero la falta de acierto impidió al Málaga comprometer a su rival. Minutos después, Rolán cayó lesionado y ya no salió en la segunda parte.

Los avisos del Málaga tuvieron continuidad en el segundo acto, viendo que el Barcelona era inconsistente en el centro del campo y fácil de superar. Así, a los de Míchel les costó menos acercarse al área de Ter Stegen, apareciendo de alguna forma el fantasma de anteriores cursos, en los que el Málaga fue capaz de arrancar un empate y una victoria en las tres últimas visitas al Camp Nou.

Por las bandas el Barcelona no acababa de construir nada satisfactorio y se echó a la búsqueda de Messi, quien dio un paso adelante para estar más cerca de los centrales. En una pelota que le llegó a los pies, habilitó la entrada de Iniesta por la izquierda y éste, con un potente zurdazo, marcó el segundo de los azulgranas (2-0). Al Málaga se le cayó el mundo encima y lo aprovechó un Barça que vio a su rival grogui.

El equipo malaguista tuvo su opción a los 67 minutos, cuando Gontan recibió el balón en el centro del área y su potente disparo se estrelló en la cara de Digne.

El mal momento por el que está atravesando de cara a gol Luis Suárez quedó escenificado en un contragolpe que comenzó Messi, prolongó Sergi Roberto y que el uruguayo terminó con un remate fuera cuando parecía un gol cantado.

El Barcelona, con el 2-0, tuvo el partido a su merced en el último tercio, en el que desperdició claras ocasiones de aumentar la ventaja, como en una nueva aproximación de Sergi Roberto, cuyo disparo final acabó algo desviado, igual que un tiro fuerte de Paulinho.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Canal Esquí

Esquí alpino

Toda la información sobre la nieve

Consulta la información más completa de las estaciones de esquí, consejos, , snowboard, viajes...

 
Enlaces recomendados: Premios Cine