El nuevo Dépor invita a creer

La buena imagen del equipo en el Teresa Herrera, sus hechuras de bloque sólido, y el esperanzador rendimiento de los fichajes son razones para aspirar a una temporada más tranquila que la anterior

11.08.2015 | 09:36
Cartabia, el segundo por la derecha, recibe las felicitaciones de Mosquera, Fayçal y Juan Domínguez.

Fue solo un partido, nada más que eso, pero la buena imagen del Deportivo ante el Sporting Braga invita a creer en que alcanzar la salvación sin tener que esperar a la última jornada es un objetivo real, no una quimera. Solidez atrás, mucho orden y buena circulación de balón son algunas de las señas de identidad que Víctor Sánchez quiere que tenga el nuevo Dépor. Las tres las cumplió en líneas generales en el Teresa Herrera, aunque le faltó lo de casi siempre: el gol. Generó ocasiones suficientes para obtener una victoria más holgada, sin tener que sufrir tanto en la recta final, pero su escasa pegada le privó de dejar el encuentro sentenciado con bastante antelación. Solo anotó un tanto, y de penalti, el transformado por Fede Cartabia. Pese a ese déficit de cara a puerta, que el club tratará de solventar con la llegada de otro nueve referencia, las sensaciones que transmitió el equipo fueron positivas. A falta de comprobar de qué manera queda cerrada definitivamente la plantilla, el público se marchó de Riazor contento con lo que vio y, sobre todo, esperanzado.

ESin concesiones atrás. Pocas llegadas claras generó el Sporting Braga, solo un par en la segunda mitad. Un demérito de los futbolistas visitantes, escasos de demasiados recursos en campo contrario, y a la vez un éxito de los blanquiazules, especialmente aplicados en las tareas de contención. Muy fiable toda la zaga, en especial el recién llegado Fernando Navarro. Además, el Dépor tiende a juntarse mucho cuando no tiene el balón y los centrocampistas tratan de echar una mano en la contención. Por ejemplo, Mosquera, que corrió mucho y bien no solo hacia adelante, sino en ambas direcciones. Oriol Riera no marca, pero sigue igual de implicado que siempre, peleando todos los balones y tratando de dificultar la salida del rival. Colaboró con él Luis Alberto en esa presión adelantada que Víctor espera que sea una de las características del nuevo Dépor.

EVariedad en la creación. El conjunto coruñés monopolizó el balón durante toda la primera parte y hasta bien avanzada la segunda, cuando el Braga no tuvo más remedio que adelantar líneas en busca del empate. Mosquera inició las transiciones ofensivas, siempre con criterio para tocar la pelota con sentido, unas veces en corto y otras en largo. Variedad también mostró el Dépor para llegar al área. Exploró las bandas, sobre todo con Luisinho por la izquierda; metió buenos balones en largo a la espalda de la defensa; y también trianguló por dentro en busca del último pase, con Luis Alberto muy participativo.

EEscasa pegada. Al Dépor solo le faltó un poco más de puntería para transformar en gol sus numerosas llegadas, algunas de ellas claras. Oriol Riera, el único nueve que hay actualmente en la primera plantilla, fue el que más oportunidades tuvo. Lo asistieron Luisinho y Cani, antes del descanso, y también Cartabia, en la segunda mitad, pero el catalán volvió a quedarse sin ver puerta. Al conjunto blanquiazul le sigue costando mucho marcar, aunque Víctor prefiere destacar la facilidad de los suyos para generar ocasiones. A su juicio, eso es lo más importante, que el equipo llega al área contraria, independientemente de que le esté faltando acierto para materializar sus oportunidades.

ELos fichajes ilusionan. Víctor alineó a cinco de las caras nuevas en el once: Arribas, Fernando Navarro, Mosquera, Cani y Luis Alberto. Todos cumplieron, destacando sobre todo el oficio del lateral izquierdo, el criterio del mediocentro coruñés y algunos destellos de calidad del mediapunta andaluz. Menos brilló Cani, al que todavía le falta un pelín más de chispa, aunque también condujo algunos ataques desde la derecha, casi siempre metiéndose hacia dentro. En la segunda parte Cartabia y Fayçal también se estrenaron en Riazor. El argentino marcó de penalti el gol de la victoria y entró bastante en contacto con el balón, siendo objeto de varias faltas, algunas de ellas duras. El francomarroquí también agradó, en su caso mostrando su polivalencia primero de mediapunta y después de pivote, cuando Álex pasó a jugar de central. En general, los aficionados se marcharon bastante esperanzados con el rendimiento que pueden llegar a dar los nuevos. Buena pinta, como todo el equipo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

[an error occurred while processing this directive] [an error occurred while processing this directive]

Buscador de deportes

Fútbol

  • LaLiga Santander
  • LaLiga 1|2|3
  • 2ª división B
  • 3ª división
Enlaces recomendados: Premios Cine