El Espanyol llega en racha a Riazor tras ganar al Valencia

Los de Sergio González encadenan dos victorias consecutivas y llegarán el domingo a A Coruña con nueve puntos

23.09.2015 | 01:01
Abdennour, a la izquierda, disputa un balón con Caicedo en el partido de ayer.

El Espanyol desactivó al Valencia en Cornellà-El Prat con un gol de Víctor Álvarez en el minuto 18 y, lejos de esperar atrás, metió a los de Nuno Espírito Santo, colapsados, en su campo gracias a la inspiración del mediapunta Marco Asensio y muy bien arropado por el portero Pau López.

El cuadro visitante, que no disipa las dudas tras las últimas jornadas, no encontraba la fórmula de frenar el empuje ofensivo y el buen trabajo en la contención de los blanquiazules, que mostraron una de las mejores versiones de la temporada. El meta Domènech, de hecho, fue su hombre más destacado.

El Valencia deseaba mejorar su dinámica de resultados cuanto antes, pero se encontraron con un Espanyol también con ganas de reivindicarse en casa, tras ser goleado por el Madrid en su último encuentro como local.

En los primeros compases, el delantero blanquiazul Caicedo lanzó su primer aviso. Después fueron Bakkali y Rodrigo los que examinaron a Pau López, muy atento.

El equilibrio duró 18 minutos. Marco Asensio rompió la balanza con un centro potente y medido que acabó en el primer gol del encuentro. Víctor Álvarez remató la asistencia del mallorquín, que suma solo dos partidos en Primera, desde el segundo palo. Santi Mina tocó el balón antes, pero no bastó para quitar veneno a la acción.

Los de Nuno no tenían margen para especular e intentaron sorprender a Pau López, uno de los protagonistas del partido. El gerundense exhibió solidez, reflejos y colocación. En cuanto el acelerón del Valencia acabó, fue el turno del Espanyol. Ahora era Domènech, clave, el que estaba bajo los focos.

El marcador no se movió al descanso (1-0). El bloque naranja, como no podía ser de otra forma, mantenía su apuesta ofensiva. A los cinco minutos de la reanudación, Rodrigo remató un pase de Gayá. De nuevo, apareció Pau López. Aunque el Espanyol no estaba dispuesto a esperar y mantuvo la presión.

La presencia de Marco Asensio, estelar, en la mediapunta daba fluidez y recursos al ataque de Sergio González. Todas las piezas blanquiazules parecían conectarse mejor y el Valencia tenía problemas para salir con el balón controlado. El dominio era claramente del anfitrión, que buscaba el segundo con fuerza. En los primeros compases de la segunda parte, la gran mayoría de ocasiones eran del Espanyol: un remate de Marco Asensio que salvó Santos, un disparo elevado de Víctor Sánchez o varias acciones de Caicedo y Duarte. El conjunto visitante apenas pisaba el área local, muy bien arropada por Pau y una defensa muy bien posicionada.

Nuno había agotado ya todos sus cambios, a falta de media hora para finalizar el partido. El portugués no encontraba la fórmula de cambiar el signo del pulso, mientras que los catalanes insistían en acosar la portería de Domènech. Sergio González, además, intuía que podía caer el segundo y sus cambios fueron ofensivos.

Burgui entró por Víctor Álvarez y Gerard Moreno por Marco Asensio, que recibió una sonora ovación al caminar hasta el banquillo. El Valencia no reaccionaba y la tensión se traducía en cartulinas amarillas. Solo pudo celebrar las buenas paradas de Jaume Domènech, ya que cualquier tímido acercamiento acababa en nada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Información patrocinada
Enlaces recomendados: Premios Cine