Fútbol Deportivo

La cautela pudo a la euforia

El equipo busca equilibrar la prudencia con la ilusión en este comienzo de temporada, pero en Granada pecó de reservado y terminó cediendo un empate

05.10.2015 | 00:44
Borges, Luis Alberto, Mosquera y Navarro celebran el tanto del sábado contra el Granada.

Al Deportivo le faltó creérselo el sábado en Granada para llevarse un partido que tenía completamente dominado. Fue como si toda esa ola de ilusión que ha inundado al entorno hiciera saltar las alarmas del equipo, incapaz de cerrar el resultado de un encuentro en el que se mostró muy superior a su rival. El temor a que la euforia se cuele en el vestuario ejerció de mecanismo de protección y frenó a los blanquiazules, que durante estos últimos días se debatían entre dar rienda suelta a las esperanzas que han despertado entre su parroquia y rebajar unas aspiraciones que entendían como prematuras.

ESuperiores, pero precavidos. El equipo no supo equilibrar su buen momento con la cautela que acompaña a cada una de las declaraciones de plantilla y cuerpo técnico cuando toca referirse al arranque de campeonato que han firmado. Fruto de ello no aprovecharon del todo la superioridad que mostraron ante un rival sometido y durante buena parte del partido manifiestamente inferior. No le hizo falta mucho al conjunto de Víctor Sánchez del Amo para superar al Granada. No necesitó la intensidad de anteriores partidos para maniatarlo y ponerse por delante en el marcador, pero se acomodó, dejó de mirar hacia la portería contraria y dio por bueno un empate que le mantiene invicto a domicilio.

EUn equipo reconocible. A pesar de que el empate dejó un sabor amargo en el entrenador, Víctor Sánchez del Amo, su equipo volvió a ser reconocible, como en anteriores jornadas. Las rotaciones se limitaron a la entrada de Jonathan Rodríguez en el lugar de Oriol Riera y el regreso de Laure al lateral derecho como sustituto de Juanfran. El particular reparto de minutos del técnico, sin embargo, no dio resultado con el uruguayo, que da síntomas de que no se encuentra todavía del todo adaptado a un equipo perfectamente identificable y sólido.

EEl contragolpe, otro recurso. La titularidad de Jonathan Rodríguez añadía la posibilidad al juego deportivista de aprovechar su velocidad a través de los contragolpes. Lo hizo en un par de jugadas, pero su participación quedó eclipsada por sus errores en los remates. Lucas Pérez ejerció como su colaborador en este tipo de acciones. El coruñés volvió a completar un partido soberbio, esta vez partiendo de una posición más retrasada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Información patrocinada
Enlaces recomendados: Premios Cine